Cuando Hipócrates, considerado el padre de la medicina, manifestó hace 2.500 años que es más importante saber qué clase de persona padece una enfermedad, que saber, qué tipo de enfermedad padece una persona, no se podía imaginar el negocio que tantísimo tiempo después iban a montar las farmacéuticas a costa de los pacientes. El eminente catedrático en siquiatría Allen Francés desvela las consecuencias de la progresiva medicalización de la normalidad en su libro “¿Somos todos enfermos mentales?” de la editorial Ariel, en el que él mismo se tira la primera piedra contra los excesos del diagnósticos y el abuso de medicamentos para tratar supuestos trastornos mentales que aparecen reflejados en el llamado “Manual de diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales” (DSM), una especie de biblia-guía, que siguen todos los siquiatras, para determinar quién está sano o enfermo, cuales son las afecciones nuevas o las que se redefinen, qué tratamiento se aplica.

Francés fue presidente y directivo del DSM en dos ocasiones y ahí fue cuando empezaron los primeros grandes problemas, porque, junto con otros colegas, no pudo evitar que el poder de las farmacéuticas se impusiera. Por eso ha puesto el grito en el cielo con el nuevo DSM, porque esto se ha agudizado al crear nuevas epidemias falsas y favorecer aún más el uso de medicación. Se recetan millones de pastillas que a la larga, son nocivas para el cuerpo.

¿Cómo es entonces que un siquiatra le puede inventarse una enfermedad a un paciente? Porque se redefinen nuevos parámetros para inculcar a la gente que realmente son enfermos mentales. A la edad de Francés que tiene 72 años es normal que no se recuerde algunos nombres o que olvide donde ha puesto un libro. Pues según el DSM actual, esto es un trastorno neurocognitivo menor. Si la pena por la pérdida de un ser querido dura más de una semana, lo llaman trastorno depresivo mayor, cuando lo normal es que se tenga que pasar el duelo. Y todo son circunstancias normales por las que atraviesa un ser humano en su vida. No es ser un enfermo mental. Solo le han convencido a la población para los problemas cotidianos no se vivan de modo natural y tengan que tratarse con una pastilla. #El malestar que ocasionan las Enfermedades #Salud