Asumiendo la postura de que existe una buena posibilidad de no estar solos en el universo, el sitio web de astronomía space.com, efectuó un recuento de los sitios en el Sistema Solar en los que podría haber vida extraterrestre

Algunas zonas de Marte, ciertas lunas de Saturno y Júpiter y otros puntos más, aparecen en dicha lista. Las referencias fueron recopiladas por Seth Shostak, del Instituto SETI (Search for Extraterrestrial Intelligence).

Encelado

Es una luna que orbita en torno al planeta Saturno. De acuerdo a Shostak, la prueba de que podría existir vida en Encelado se obtuvo en 2005. Es una fotografía de lo que parece ser agua congelada en el hemisferio sur de esta luna. La presencia de agua líquida es una condición de vida, tal y como la conocemos.

Marte

Es un planeta que despierta grandes interrogantes, especialmente por las oscuras manchas que se dejan ver en el verano de Marte, en la zona del cráter Horowitz. Se piensa que podría haber agua salada descongelada algunos centímetros debajo de la polvorienta superficie de nuestro planeta vecino.

Titán

También podría haber vida extraterrestre en la mayor luna de Saturno. Es el único cuerpo astronómico, además de la Tierra, que cuenta con lagos líquidos. El paisaje de Titán estaría definido por etano y gas natural líquido (metano) además de una permanente lluvia de hidrocarburos. Shostak asegura que, aun con este dantesco entorno, las condiciones químicas podrían propiciar la aparición de ciertas formas de vida.

Europa

Muchos astrónomos le dan a Europa, satélite de Júpiter, más oportunidades para generar vida de lo que le otorga Shostak. De hecho en Europa podría haber más agua líquida que en todos los océanos de nuestro mundo. En contraparte, sus aguas saladas yacen debajo de 16 kilómetros de hielo, en océanos más oscuros que la cueva más tenebrosa de la Tierra. Por ello la fotosíntesis no puede tener lugar. El investigador del SETI, piensa que la vida en esta luna joviana podría darse gracias al calor geotérmico de aquel lejano mundo.

Venus

Es otro planeta vecino en el Sistema Solar. Por lo general se le considera un entorno estéril, casi dantesco, por su temperatura e inestable ambiente. Sin embargo, Shostak considera que el monóxido de carbono y el dióxido de sulfuro de su atmósfera, pueden ofrecer alimento a microbios flotantes presentes en el lugar.

Calisto y Ganímedes

Shostak, con relación a estas lunas de Júpiter, opina que: “Son fieros candidatos para la biología. Al igual que su más célebre vecino, Europa, Calisto y Ganímedes pueden tener enterrados océanos líquidos". Bajo su salada superficie podría haber más de 100 kilómetros de roca. Nuestros nietos podrían comprobar si en estos lugares del Sistema Solar están habitados, por el estado actual de la tecnología humana, asegura el investigador del SETI.

#Investigación científica