¿Sabían que se dice que la esposa del presidente, la actriz Angélica Rivera usa Botox? Lo mismo se comenta de varias actrices como Danna Paola, Anahí, Angelique Boyer, Eiza González, Thalía, y la lista continúa.

Muchas comenzaron queriendo suavizar los primeros rasgos de envejecimiento usando Botox, pero antes de comenzar ese tratamiento, se deben cerciorar, si realmente vale la pena comenzar tan tempranamente con el tratamiento de usar Botox.

Hay otras opciones que reducen los signos del envejecimiento, y los cuidados que le demos a la piel y la alimentación que hagamos, hará que nuestra piel no envejezca tan rápidamente.

Ahora bien, si se decide buscar insistentemente el Botox para suavizar las arrugas en la frente, entrecejo, las comisuras de la boca y labios, puede ser una alternativa solo para mujeres de 30-40 años, solo que cada cinco años se debe volver a aplicar el Botox. Muchos garantizan que quedarán con un rostro perfecto, pero la realidad muestra otra cosa y es que muchas veces la paciente o el paciente no quedan bien, la realidad de verse desfiguradas con el paso de tiempo o con solo la primera aplicación, es su mayor riesgo. La verdad, es que deben ser clínicas especializadas y estar en el padrón para saber qué médico está capacitado para aplicar y realizar una intervención como esta.

Hay un 54% de mujeres y hombres según la estadística que arrojó el CNN México del 28 de junio, en que se intensifica cada año la cantidad de mujeres y hombres que hacen esta clase de tratamiento para verse más rejuvenecidos. La clase alta, media alta y actrices y actores, son los que más gastan dinero en cuanto a rejuvenecimiento se refiere.

El inyectar Botox en el rostro, para algunas personas son dolorosas, para otros al ser cutáneas dicen no sentir dolor, todo sea por verse bien, que el espejo les devuelva esa imagen que cada uno desea ver. Las personas creen que así su autoestima estará en alza, en vez de aprender a envejecer digna y maduramente. El pánico de las personas a envejecer es porque la sociedad les está mostrando una fuente de juventud que solo dura pocos años y luego deben volver a recurrir a ella como una droga, porque se vuelve adictiva para ellos. Aprendamos a aceptar el paso del tiempo, a envejecer alegremente, dejemos que nuestra piel haga lo que tenga que hacer a pesar de esos miedos internos, esa inseguridad que la impone como fuente de la eterna juventud #Salud #Belleza