Comportarse en una sociedad exigente no es nada fácil. Pero si nos formamos y aprendemos las etiquetas sociales de protocolos y los buenos modales, será la base para que se sepa cómo saber estar y se note la buena #Educación que hemos recibido. Thalía ha comentado en la Revista Hola de México, que ella tuvo una asesora de buenos modales y protocolo para aprender más de lo que ya sabía y lo recomienda, porque hay cosas que desconocemos como actuar en determinados sitios o como tomar una copa, por ejemplo.

Lo primero que debemos saber es saludar. El saludo al entrar o salir de un sitio, es un gesto de cortesía que debe hacerse a todo el mundo. Y cuando se da la mano, se da con firmeza, no como una baba, como diciendo "bueno, si no queda más remedio". No es así, se mira a los ojos de la persona y se saluda estrechando la mano con una leve sonrisa. Si una persona te presenta o tú debes presentar, se debe hacer con cortesía, con amabilidad. Saber presentar, es toda una ceremonia, aunque no lo parezca.

Otra es que debemos tener dicción, saber hablar. Hay personas que no saben seguir una conversación, por desconocimiento o por ignorancia. Una persona debe tener facilidad de palabras para relacionarse, no solo socialmente, sino laboralmente también. Una de las cosas a tener en cuenta cuando se habla, jamás se debe hablar de la vida privada, a la gente no le interesa, por más que se desee desahogar.

Una de las reglas de oro, que mucha gente no hace es saber escuchar, estar atento o atenta a lo que los demás comentan. Como nos ven, así nos tratan, por lo tanto el saber vestir adecuadamente para cada ocasión habla mucho de nosotros. Lo que cuenta es la primera impresión.

El ser puntual es una regla de oro, si por motivo ajeno, una persona debiera retrasarse, se debe avisar. Pero la regla es llegar siempre entre 10 minutos y 5 minutos antes de la hora establecida para reunirse con una persona o para una entrevista, pues es de cortesía y de educación

El respeto es todo, las formas también, ser cordial y amable en todo momento. No toda la gente debe pensar igual que uno, siempre se respetan las formas de hablar, si por allí se está en desacuerdo es preferible exponer los puntos de vista, si no se llega a un acuerdo, es preferible cambiar con amabilidad y respeto, el tema que se ha tratado. Algo que no debe suceder jamás, tirar las colillas en el piso si eres fumador/a, sonarse la nariz delante de la gente no es agradable a la vista o toser delante de la gente, en ese caso, deben girar la cabeza.