El milagro de volver a caminar, ya es posible. Darek Fidyka ha empezado a andar después de haber pasado cuatro años paralizado de la cintura para abajo, tras ser agredido con una navaja. "Es como volver a nacer", dijo en su reportaje en la revista Pronto.

El mundo de Darek Fidyka se desmoronó en el 2010, tras ser víctima de un ataque con arma blanca que le dejó postrado en una silla de ruedas. Este hombre de 40 años, quedó paralizado de la cintura para abajo a consecuencia del navajazo que le seccionó la médula espinal con un corte de 10 milímetros.

Lo que nunca, ni en sus mejores sueños, logró imaginar fue que un día los médicos le dirían "levántate y anda" y que él lo haría. - Es una sensación increíble, como volver a nacer- explica Darek en un documental de la BBC, acerca de este proceso. Los artífices del milagro son un equipo de neurocirujanos de la ciudad polaca de Breslavia, encabezado por el doctor Pawel Tabakow, que han trabajado codo a codo con un grupo de científicos del University College de Londres (UCL).

Esto es más impresionante que el primer paso del hombre en la luna, ha comentado Geoffrey Raisman, el coordinador de la investigación de la UCL, cuyos detalles se han publicado en la prestigiosa revista médica "Cell Transplatation"

Para lograr estos resultados, los médicos, en el 2012, realizaron un trasplante utilizando las células del bulbo olfativo (OEC) que tienen una gran capacidad de regeneración. Tras extraérselas y cultivarlas durante unas semanas para producir más OEC, fueron inyectadas en la médula espinal del paciente por encima y por debajo del corte que había sufrido, con tiras de tejido nervioso del tobillo, que se utilizaron como parche para unir la médula seccionada. Meses después y con ayuda de una fisioterapeuta, Fidyka dio sus primeros pasos apoyado en las barras paralelas. Ahora, ha recuperado un poco de movimiento voluntario y alguna sensación en sus piernas. Ha mejorado tanto, que es capaz de vivir de manera más independiente y ha recuperado parte de las funciones urinaria y sexual.

Los médicos que ha utilizado este tratamiento advierten que, aún es experimental y que de momento, no se empleará a gran escala. Si bien los resultados son esperanzadores, pero se necesita más trabajo, para saber si esta técnica puede aplicarse a otros pacientes. #Salud