Para muchos es un misterio la razón por la cual nos enamoramos de una persona y no de otra. Aunque existen estudios científicos que han revelado cosas sorprendentes.

Según un estudio realizado por expertos de la Psychology University British Columbia, el amor y el enamoramiento pasa por algunas etapas similares al crecimiento y desarrollo de las personas, y tiene 6 fases que aunque no cumplen los mismos tiempos en todas las personas, sí son muy iguales.

1. Enamoramiento. Dura desde el inicio de la relación hasta un máximo de 30 meses. En esta etapa los novios quieren estar siempre juntos y no se encuentran defectos el uno al otro

2. Vinculación. De los 18 meses a los 3 años. La relación sigue siendo muy afectiva pero ya empiezan a mostrar su autonomía y a unir el tú y yo, con el nosotros. En esta etapa las relaciones pueden pasar a formalizarse uniendo sus vidas a través del matrimonio o la unión libre.

3. Convivencia. Entre el segundo y el tercer año. La intimidad entre la pareja sufre un bajón y la relación se alimenta más por el compañerismo que por el amor o el deseo. Lo que a veces puede provocar enfados con la pareja más sensible.

4. Autoafrimación. Del tercer al cuarto año. El sentir que la relación ya está demasiado estable provoca que cada uno se sienta con libertad de hacer actividades por separado, situación que provoca que sientan que lo que algún día tuvieron en común, ahora se convierte en grandes diferencias.

5. Colaboración. Entre los 5 y los 15 años juntos. Una vez que se pasaron las etapas de adaptación y fricción, aparece el momento de colaborar en los proyectos que formaron juntos, como los hijos, lo que a su vez puede crear nuevas fricciones y ganas de iniciar proyectos individuales para salir de la rutina.

6. Adaptación. De los 15 a los 25 años. Viene un nuevo proceso en el que la vida cambia; los hijos crecen y la vejez comienza a aparecer, provocando que la pareja se enfrente a un nuevo proceso de adaptación en el que, después de que los hijos se van, deben aprender a vivir solos nuevamente, lo que puede o reforzar la relación, o romperla para siempre. #Familia