El diccionario de la Real Academia de la Lengua Española define “vanidad” como la cualidad de lo vano. Arrogancia. Presunción. Envanecimientos y, entre sus sinónimos, presunción, altivez, fatuidad, fantasía, pedantería, jactancia y amor propio.

“Es la necesidad de tener un espejo que nos haga ver lo que no podemos ver de nosotros mismos”, explica el terapeuta familiar Mario Bejos. Es una forma de llenar vacío: “Cuando no está bien la autoestima, se recurre a la vanidad. Todos somos vanidosos porque todos tenemos huecos que tapar”, dice Bejos, y subraya “la vanidad es siempre accesoria”.

¿Por qué somos vanidosos?

“Desde el punto de vista psicológico, somos vanidosos porque tenemos carencias; desde el social, porque entramos en una competencia impuesta, para obtener un lugar en esta sociedad” dice el terapeuta.

La sociedad crea sus propios prototipos, pide que seamos exitosos, bellos, inteligentes y, al mismo tiempo, la autoestima nunca es suficiente para no caer en estas tentaciones. Lo psicológico está reforzado por lo social, y viceversa.

Pero, ¿por qué nunca tenemos la autoestima suficiente? El psicólogo Luckie, del Instituto Integral en Pro de la Pareja explica que uno de los orígenes de la vanidad es la herida narcisista, según la teoría del psicoanalista Carl G. Jung, en la que la madre, al no darle la suficiente atención al hijo recién nacido, le crea problemas de personalidad como el narcisismo o las adicciones; esto evoluciona al punto de la fantasía, “a una persona vanidosa no le importa la verdadera imagen, sino que los otros sean el espejo en el que quiere verse, en el que se vea linda e inteligente. Si alguien dice, eres linda, pero no extraordinaria, eres “simpaticona” pero tienes tus días, eso no le interesa a las personas vanidosas, dice la psicoanalista Isabel Bueno Lázaro, profesora de psicología de la UIA.

Desde la perspectiva sociológica, la búsqueda de vanidad es producto del mercado. Hay una parte del yo que está subvalorada y que satisface a través de lo que encuentra en el mercado.

Socialmente necesitamos pertenecer, por eso se busca dar una imagen determinada. Quizá eso sea lo que justifique que seamos vanidosos. Y es que cuando no lo somos, la sociedad a la que pertenecemos nos juzga por descuidados y entonces sentimos que no pertenecemos. Entonces, ¿qué es lo mejor? Definitivamente ser como tú quieres, si la vanidad te llena a pesar de saber que es una vanalidad, se vale entonces ser bellos! #Belleza