Están por llegar las reuniones y fiestas de fin de año que por tradición muchas empresas hacen para sus empleados. Es sin duda, una manera de romper el hielo integrando a través de eventos extralaborales a la gente, es igual una forma de cerrar ciclos y eliminar las tensiones acumuladas a través de los meses.

En algunos sitios acostumbran un pequeño brindis acompañado de un discurso del jefe, en otros lugares la fiesta es en grande, pero sea como sea y contrario a lo que todos desearían, se trata más de un evento formal y profesional, que de una fiesta. Es precisamente por esa razón que debes tener mucho cuidado de no confundirte, pues la imagen que te ha costado tantos años construir, puedes echarla a perder en un momento.

Así que nada más aleccionador que estos tips para no cometer errores y dejar tu imagen laboral impecable entre el baile y el brindis.

1. Esto no es un antro. Aunque la convivencia social con tus colegas te permite conocer el lado relajado de su personalidad, mantén tus reservas. Recuerda que no estás en una fiesta de solteros que te da derecho de ligar a uno de tus compañeros o bailar de forma provocativa. Pones en riesgo tu imagen profesional

2. Tampoco exageres. Una cosa es vestirte con ropa y colores más festivos para ir a tu compromiso navideño, y otra es elegir prendas muy sugestivas que te hagan lucir increíble. Sólo arréglate lo suficiente para tu cita. Tú más que nadie sabes tu límite.

3. Chistes de tono. Hacer comentarios de doble sentido, bromas pesadas o albures, quizá ayude a romper el hielo, pero también es probable que alguien se sienta ofendido. Mejor resérvalas cuando estés rodeada de personas de tu entera confianza.

4. Modera las copas. Recuerda que el consumo de alcohol altera tu sistema nervioso, lo que provoca que bajen tus inhibiciones y te sientas más “valiente” para hacer comentarios o actuar como nunca lo haces. Evita ser presa de “osos” involuntarios”... y eternos.

5. Sé puntual. Llegar a tiempo a la cita es un gesto de cortesía para el anfitrión, además te da la ventaja de que puedes disfrutar de la fiesta desde el inicio y sentirte con más libertad de retirarte a la hora que decidas.

6. No lleves colado. Ir acompañada con personas que no fueron invitadas a la fiesta laboral es de pésimo gusto. No asumas que no pasa nada por llevar a tus hermanos o amigos. No olvides que las fiestas de oficina son sólo para los empleados.

Ahora sí ¡disfruta tu fiesta!  #Trabajo #Navidad