En los últimos tiempos el tema de la meditación ha  atrapado el interés de la gente. Hasta hace poco, el tema no sólo no era muy conocido ni de interés para la mayoría de las personas, sino que los científicos no sentían que se tratara de algo que mereciera investigarse a fondo. Hoy, el tema ha cobrado fuerza tras las revelaciones hechas por un grupo de científicos que han investigado los beneficios de la meditación, y han comprobado lo que hasta hace poco era considerado como mitos o creencias.

En la Universidad de California en Los Ángeles descubrieron que una persona que se dedica a meditar suele tener más pliegues en el cerebro, lo cual hace que tengan un procesamiento de información mucho mayor al de una persona que no medita. La misma Universidad en Davis, descubrió que la meditación provoca que una enzima llamada telomerasa, que se encuentra en las células, provoque una sensación de bienestar constante que permite enfrentar el estrés, tener mejor manejo de autocontrol desarrollando una increíble habilidad para interactuar eficazmente con su entorno, un sentimiento de emoción por vivir y ganas de lograr sus metas y cumplir sus objetivos.

Por otro lado, en unas investigaciones realizadas en la Universidad de Carolina del Norte en Charlotte, demostraron que esta práctica puede desarrollar capacidades cognitivas en menos de una semana, mejorar la vista, contener el avance de enfermedades graves como el SIDA o aliviar el insomnio crónico.

En un artículo publicado en el sitio web de la revista Muy Interesante mencionan que los investigadores de la Universidad de George Manson, en Estados Unidos, demostraron que meditar al menos 5 minutos antes de entrar al salón de clases, ayuda a los estudiantes de universidad a que se concentren mejor y retengan mucho mejor las información que les imparten en el aula.

Además, han logrado demostrar que meditar, a parte de ayudar a mitificar el dolor, reduce las posibilidades hasta en un 50% de sufrir una infarto cerebral o un paro cardíaco. #Salud