Si hay un deporte que está absolutamente de moda ese es correr. O el running, o el footing, como se prefiera llamar. Cada vez son más los pueblos y las ciudades que organizan carreras y estas cada vez están más atestadas. Por parques, aceras y bosques es habitual ver a hombres y mujeres corriendo, de todas las edades, desde los más pequeños hasta personas que superan ya los ochenta años. También son cada vez más las tiendas especializadas que se dedican a este nuevo y emergente sector y también los accesorios para los corredores. Si tienes algún amigo al que le guste correr y tienes que hacerle algún regalo estas navidades, ahí va una lista de sugerencias que te pueden ser útiles.

Yak Trax Pro. Este es uno de los regalos más originales que le puedes hacer a un runner. Claro está, depende de dónde vivas. Es un accesorio que se coloca en la puntera de la zapatilla y mejora el agarre. Sirve para correr sobre la nieve y está basado en la misma idea que las cadenas para los coches. En realidad es una malla hecha de cordones que se inserta en las zapatillas. Mejora la tracción y hace que tengan más agarre. Tienen un precio de entre quince y veinte euros y los hay en distintas tallas para distintos tamaños de pie. Para poder entrenar en cualquier condición climática.

Medias y calcetines de compresión. Aunque los expertos no se han puesto de acuerdo aún sobre los efectos reales de las medias de compresión, la teoría de la medicina deportiva dice que una presión suave sobre los vasos sanguíneos hace que la sangre circule mejor, se eliminen toxinas con más rapidez y así el tiempo de recuperación sea menor. El hecho de que el músculo esté sujeto por la media hace que se mantenga más firme y reciba menos golpes al trotar. Se supone que también llegan al músculo más sangre y más oxígeno. Si quieres elegir este regalo, hay de casi todos los precios, calidades diversas y toda la gama estética que se pueda imaginar.

La Gorra solar: tiene dos pequeños focos que alumbran hacia los pies de forma que se pueda correr de noche. Enfoca justo donde vamos a dar el paso y se recarga durante el día con energía solar. A plena potencia puede durar hasta tres horas seguidas y apenas cuesta veinte euros.