Si tenemos la desgracia de tener una pareja o un familiar amante de la fotografía quizá pensamos que nos podrá hacer algún retrato de buena calidad gratuitamente. Pero lo más probable es que lo que nos ocurra es que tengamos que soportar una inacabable cháchara sobre las condiciones de la luz, el balance de blancos y la distancia focal. Una está con su novio viendo el atardecer y este le dice al oído que aquí debería utilizar un filtro dorado.

Si todavía todo esto sirviese para que mejorasen las fotos, pero no siempre es así. El asistir compulsivamente a cursos e invertir cada vez mayores cantidades de dinero en equipo de fotografía no parece que haga que mejoren mucho los resultados. Pero, en fin, si una todavía tiene que elegir un regalo para uno de estos aficionados y no quiere dejarse el sueldo de un trimestre hay algunos accesorios pequeños y baratos, útiles para todos los que empiezan en este mundo y que, además, no son tan conocidos.

El filtro ND variable. Un buen filtro ND puede costar de 100 euros para arriba. Uno que además sea variable no bajará de 200. Sin embargo, en eBay existen filtros que, por supuesto, no llegan a la calidad de los de las marcas de referencia de la fotografía pero que pueden servir para conseguir esos efectos complejos que necesitan restar muchos pasos de luz. Por ejemplo, el efecto seda en las cascadas o en los ríos o el "vaciar" una plaza de gente. Disparar a una velocidad muy lenta hace que los objetos en movimiento no se fijen en la foto. Para eso se necesita reducir la luz que entra para no quemar la fotografía. Los filtros variables cubren el rango de ND2 a ND400, es decir, hasta 9 pasos de luz.

Luces de colores para el flash. Simplemente son unos pequeños geles de todos los colores que se colocan delante del flash y lo tiñen de color. Podemos encontrar un pack de 20 por unos diez euros. Es perfecto para adentrarse en el lighpainting o conseguir curiosos efectos de luz. Algo parecido son los difusores de flash externo. Consiguen que la luz del flash sea menos dura en el sujeto y que la iluminación sea más suave con sombras menos marcadas. Un pack de tres difusores puede costarnos menos de dos euros.

Vivicap para el balance de blancos. Se trata de un accesorio con forma de tapa que se pone ante el objetivo para que la cámara pueda medir el balance de blancos perfecto. ¿Su precio? Entre 15 y 25 euros según el diámetro de nuestro objetivo. #Navidad