Todos tenemos algún amigo que cuando se despide te dice: "Que la fuerza te acompañe". O que, junto a algún otro, puede pasar horas, incluso días, debatiendo sobre aspectos de La Guerra de las Galaxias o Star Trek a los que tú jamás les dedicarías ni un solo minuto. O tal vez sea de los que acude a clase de esgrima antigua y aprende imaginarias técnicas de ataque con espada medieval ante enemigos igualmente imaginarios o traduce extraños manuscritos del siglo XIII con la esperanza de hallar nuevas posiciones ofensivas y defensivas. Si es así, y te preguntas qué puedes regalarle estas navidades, quizá te ayuden estos pequeños consejos.

1) En la casa de Sheldon, el protagonista un tanto psicótico de The Big Bang Theory no se juega al Monopoly normal. No. Se juega al Monopoly Klingon. Los Klingon son una de las tres razas principales del universo Star Trek. Son unos guerreros muy belicosos cuya cultura e historia está hecha de conquista y confrontación. Con este Monopoly podrán por fin conquistar la galaxia. Eso sí, tiene un ligero problema: algunas tarjetas están en idioma klingon. Aunque este es un inconveniente superable. Pero quizá tu amigo prefiera el universo de Star Wars. Para él entonces está el Monopoly Star Wars, que, en la misma lógica que el anterior, permite la conquista del universo de la saga planetaria más famosa de la historia del cine.

2) Como algunas tarjetas del Monopoly están en idioma klingon se hace necesario un diccionario Klingon-Español. Existe y tienen hasta 1000 entradas para todo el vocabulario klingon. Este idioma se creó para la serie por Marc Okrand. En un principio los klingon hablaban en inglés. Ahora tienen ya un idioma complejo, construido sobre otros como el sánscrito o el suajili. Si tu amigo es capaz de aprendérselo, será uno de los pocos del mundo que lo domine.

3) Quizá tu amigo mire más al pasado que al futuro estelar. Entonces, si es un fan de los juegos medievales, podrá regalarle una réplica de alguna de las espadas de Juego de Tronos. Pueden llegar a alcanzar los cuatrocientos euros, pero su calidad y sus detalles son exquisitos. Traen además su certificado de autenticidad. #Navidad