Amor..."el amor es un pájaro rebelde...","... el amor es un niño gitano, jamás, jamás  ha conocido ley"... como dice la famosa copla traducida al español, de la  habanera, en la ópera "Carmen". Pues no es así.  ¿Has considerado que el amor está supeditado a tus propias  decisiones?

¿Has pensado seriamente que aunque quizá escape de tu control, el que te vayas a enamorar  de un "buen partido" como de "un caso irremediable", puedes elegir amar a uno o a otro?  

Ya lo decía Fromm,  el enamoramiento tiene connotaciones químicas y emocionales, se produce con la afinidad hacia una persona determinada, nos ciega en cuanto a sus defectos y magnifica sus virtudes. La cascada de emociones es irremediable, mas la decisión de alimentarlas o no,  pertenece a cada individuo. Dicho enamoramiento involucra  connotaciones egoístas relacionadas al deseo, sexo y poder.

El amor surge cuando hay un genuino conocimiento de la contraparte, tener la intención de seguir con ella o él aún conociendo sus defectos y querer ayudarlo a superar sus fallas, según el doctor Gary Smalley, experto en relaciones famliares.

Smalley afirma que el  amor no es un sentimiento que va y viene, sino una decisión.  Esta decisión  comienza desde la etapa de enamoramiento.

¿Cómo actuar para elegir  a  la pareja adecuada desde la fase de enamoramiento?

Pregúntate si te  conviene formalizar con esta persona. Suena frío, pero es necesario, toma en cuenta que enamoramiento es igual a solamente atracción.

Analiza por qué te sientes tan atraído por cierta persona desde el principio... Si es por temores (inseguridad,o que te aterre estar sin pareja por ejemplo), razones egoístas (te atrae su carisma, popularidad, poder, etc), o por adicciones afines, la relación no irá por el mejor camino.  Es complejo y todo tiene grados: si te estás enamorando de una persona con problemas con el alcohol o con otro tipo de adicción, debes saber si estás con la disposición de lidiar con ello, y hasta qué límite puedes manejar esto desde antes de tomar la decisión de amarla y de convertir el idilio en una relación formal de pareja, es  mejor analizar todo lo que involucra una adicción determinada, pues si decides seguir adelante con la relación, sabrás mejor a lo que te enfrentas.

Aún así, hay que estar bien consciente de que sentir atracción por una persona con adicciones tiene un trasfondo de coadicción o de declarada adicción, en uno mismo. Y entonces el trabajo es para sanar esa área afectada de mi vida que estoy detectando para no atraer ni ser atraído por alguien  con una  patología similar o complementaria.   Mejor cultivar relación con quien se tengan afinidades sanas (como credo o plan de vida), recordando que, entre más libre sea una persona, habrá mayor probabilidad de atraer a una persona también libre.

¿Y si se elige amar a una persona con un problema determinado? Después de todo, es una decisión.

Siempre habrá la oportunidad de crecer como individuos y como pareja, con la ayuda mutua para superar las deficiencias o patologías, una vez detectadas. Lo importante es decidir si estoy dispuesto a tratar con los problemas derivados de estas, y hasta dónde estoy dispuesto a llegar para apoyar a mi pareja, y es importantísimo que el compromiso sea mutuo. También recordemos que siempre es  mejor evitar relaciones que pongan en peligro la integridad física y/o emocional.

Como siempre, el trabajo para encontrar y atraer a una pareja adecuada, y para lograr una relación de pareja sana empieza desde el corazón y la mente de cada individuo.  #Psicología