Cuando hacer de comer se convierte en un problema no hay nada mejor que recurrir a la comida rápida, sana y fácil de preparar. Toma nota de estas dos recetas que te damos para esos días en que la prisa se apodera de ti.

Sabemos que cuando las prisas te han agarrado nada es más importante que salir corriendo y, por supuesto, que aquello de comer lo dejamos para después. Pero ¡No tienes que mal pasarte!, para evitar que esto pase, prepara por la noche algo de comida nutritiva, que te ayudará a salir del paso en esos días de prisa y que, además, sólo te robará 15 minutos en la cocina. Toma nota.

Spaghettin con espinacas y queso

Ingredientes

  • 1 sobre de spaghetti
  • 2 tazas de leche descremada
  • 5 trozos de queso descremado
  • 2 cucharadas de mantequilla a temperatura ambiente
  • 2 cucharadas de harina
  • 3 tazas de hojas de espinaca limpia y desinfectada (sin tallo)
  • Queso parmesano, sal y pimienta al gusto

Preparación

En un cazo, derrite la mantequilla a fuego medio y añade la harina poco a poco hasta que se haga una masa homogénea. Agrega la leche descremada lentamente y mueve durante unos 15 minutos de modo constante hasta que espese. Si te quedan grumos y no consigues deshacerlos, cuela la mezcla. Sazona con sal y pimienta.

Aparte, calienta una sartén a fuego alto y saltea las espinacas, hasta que estén ligeramente marchitas y hayan soltado la mayoría del agua. Cuando estén listas, sepáralas. Por otro lado, en 2 litros de agua salada hirviendo, cocina el spaghetti entre 9 y 12 minutos, según las instrucciones de la marca, enjuaga con agua fría y escurre.

Finalmente, agrega el spaghetti a la salsa que ya habías preparado y coloca las espinacas. Por último, espolvorea el queso parmesano, ¡y listo! Tienes una comida rápida y deliciosa para esos días sin tiempo. Y si los niños están involucrados, con un poco de creatividad harás de la hora de la comida un momento divertido y delicioso. Qué te parece una pizza, en un dos por tres.

Ingredientes

  • 3 bolillos
  • 3 jitomates
  • 150 g de jamón
  • 150 g de queso chihuahua
  • 1 lata de piña en trocitos
  • 100 g de salami
  • Aceite de oliva

Modo de preparación

Corta los bolillos a la mitad y unta aceite de oliva. Parte los jitomates, pica en trozos pequeños el jamón y el salami y ralla el queso. Toma un pedazo de jitomate y úntalo sobre el bolillo hasta que quede empapado de jugo. Colócale el queso rallado encima, suficiente como para cubrirlo todo, esparce encima trocitos de jamón, salami y piña. Una vez que hayas preparado todas las mitades de bolillo, mételas al horno por 5 minutos a 150°. Con esta rica y original receta tus hijos quedarán encantados y comerán una pizza hecha en casa. #Salud #Nutrición