Un exquisito platillo típico del estado de Puebla que las familias mexicanas elaboran con gran gusto y placer para sorprender a la familia, a los amigos e invitados que se reúnen cada 15 de septiembre para celebrar la Independencia de #México

Con los tradicionales chiles en nogada, para estas festividades del mes de septiembre, México se viste de tricolor para representar la Bandera Mexicana, sin duda, engalanan las mesas ya que está catalogado como un platillo fino por su presentación estilo gourmet, por tener un balance armonioso entre colores, sabores y texturas que a simple vista enamora a todos.

Los chiles en nogada es un platillo conocido internacionalmente gracias a los mexicanos que radican en diferentes partes del mundo como: Estados Unidos, París, Londres, entre otros, siendo una forma de recordar su patria, sus raíces y tradiciones. La degustación inicia a mediados del mes de julio y termina a finales del mes de septiembre.

 Sus ingredientes:

La preparación de los chiles en nogada es muy laboriosa, desde azar los chiles poblanos, pelarlos, desvenarlos. Para el relleno guisar cebolla, ajo, manzana, pera, durazno, uva, nuez picada, acitrón, piñón. Aparte se hace la nogada que lleva nuez de castilla fresca, queso de cabra, leche y azúcar. Muchos los hemos comido con carne de res y de puerco, pero la leyenda cuenta que originalmente no le ponían carne, pues las monjas no la comían. Son los usos y costumbres de la región y de las exigencias del paladar. 

 La historia:

Existen dos versiones sobre los chiles en nogada, cómo fueron creados y para quién o quiénes. La primera y más conocida es que data de 1821 cuando Agustín de Iturbide firmó el acta de Independencia de México. Las monjas agustinas, del Convento de Santa Mónica en Puebla, para celebrar dicho acontecimiento reunieron los ingredientes apropiados y que llevasen los tres colores de la Bandera, aprovechando la temporada: rojo, la granada; blanco, la nuez de castilla para la crema, y el verde, chiles poblanos y el perejil. 

La otra versión de la historia cuenta que en el regimiento de Agustín de Iturbide había tres soldados que tenían novias en el estado de Puebla. Al enterarse del triunfo de la Independencia y del regreso de sus amados novios decidieron recibirlos con un platillo digno de ellos y que hiciera gala de sus uniformes. Así que cada una eligió un ingrediente de acuerdo al color. Se encomendaron a la Virgen del Rosario y a San Pascual Bailón para que guiara sus ingredientes. El resultado, ya lo sabemos, unos deliciosos chiles en nogada para deleitar a México.

Los chiles en nogada son como la sangre que corre en nuestras venas, un platillo que siempre estará en la mesa de algún mexicano. ¿Tú ya lo probaste?