El joven mexicano, Adán Cortés Salas de sólo 21 años fue expulsado de Noruega al no concedérsele el asilo político que había solicitado después de que irrumpiera el pasado miércoles en la ceremonia de los premios Nobel de la Paz.

Ayer, 15 de diciembre Adán volaba rumbo a México, donde lo han ido a recibir ya al aeropuerto sus familiares y amigos. Cortés dijo tener miedo de volver, pero las autoridades noruegas piensan que exagera y que no correrá ningún peligro en su país natal. Su abogado ha apelado la sentencia pero el joven tendrá que aguardar la resolución en México.

Adán que es estudiante de Relaciones Internacionales en la Universidad Nacional Autónoma de México, entró en el recinto donde se estaban otorgando los premios Nobel de la Paz con la bandera de México, e intentó hablar unos segundos con Malala Yousafzai, a la cual ya había saludado en el Hotel donde se hospedaba, el "Grand Hotel", entonces, le expresó su admiración e incluso le expuso por unos minutos la situación de su país, se despidieron dándose la mano, ella tenía prisa. "Las autoridades en México están matando a #Estudiantes", dijo Adán a las cámaras de televisión.

El intrépido joven en este acto quería llamar la atención internacional sobre la problemática situación que vive México, especialmente con los 43 estudiantes desaparecidos en Ayotzinapa y realmente lo ha logrado, aunque tuviese que estar retenido por unas horas en un centro policial para extranjeros Trandum, en Oslo, y tuviese que pagar una multa de dos mil dólares aproximadamente por entrar ilegalmente en el Ayuntamiento y por alteración del orden.

Al estudiante le fue bastante fácil introducirse en las salas del ayuntamiento, sencillamente entró por la puerta principal con una cámara de fotos, después del incidente la policía reforzó las medidas de seguridad.

Adán pidió auxilio político en Noruega, pues antes había estado en Costa Rica en una manifestación por los estudiantes de Ayotzinapa. Allí le habían sacado fotos y se había entrevistado con varios medios de comunicación, por lo que su familia estaba muy preocupada. #Manifestaciones