A veces la falta de corazón y amor por los #Animales hace que el hombre, indudablemente sin sangre fría, cometa errores. Tal es el caso de un hecho que está siendo estremecedor para cualquier persona ya que al fin y al cabo todos somos animales y sufrimos de la misma manera, aunque muchos no lo crean. Concretamente en el campo que se encuentra situado en el un municipio rural que se llama Almoloya de Juárez, una plaza bastante grande en la que se exponen animales y, para ser exactos, una cifra de más de 3 mil.

Estos animales son maltratados ya que los bajan del camión a patadas y empujones como si se tratasen de un objeto cualquiera. No obstante, la Asociación de Protectoras de Animales de México ha hecho llegar un video donde se ve claramente las condiciones de carácter extremo en las que todos estos animales llegan a este lugar ¿Qué clase de personas hay en el mundo?

En campo de "San Bernabé" se negocian con animales. Un camión es el encargado de hacer una recogida de animales como por ejemplo reces que ya nadie quiere. Cada semana este vehículo los recoge y los vende en esta especie de chatarra de animales. Sin embargo, y según el testimonio de un policía colindante, muchas de estas especies son robadas.

A pesar de que en su mayoría se trata de animales que se venden para el consumo, no cuentan con un certificado de tipo sanitario que certifique que esa carne, etc., se encuentra en perfecto estado para ser consumida. Se trata de un negocio sucio e ilegal ya que muchos de ellos son vendidos en mataderos clandestinos. Por otro lado también los sacrifican en patios de las casas.

Parece mentira que a pesar de que hayan leyes que se basan en la protección de animales, aun existan este tipo de actos. Su carácter, al parecer, es bastante vulnerable y nunca hay nada claro con respecto a quién debe condenar. Se trata de un negocio negro y sucio y solo hay que remitirse a las pruebas para basarse en ello. Personas como la titular de la Secretaría de Cultura y Ganadería, quien tiene capacidad para multar estos actos. Este periódico (El País) ha querido intervenir con alguna persona de esta administración, sin embargo, ninguno ha querido intervenir ¿Por qué? ¿Tienen acaso algo que ocultar?

Lo más triste es que muy pocas personas saben quién es el verdadero dueño o dueños de todo este "mercado" y, quien realmente lo sabe, se calla.