Coromoto es el nombre de la famosa heladería venezolana que años atrás obtuvo un récord Guiness por vender 863 diferentes sabores de helado. Actualmente la mala situación económica del país, que ha llevado a la racionalización de alimentos básicos como la leche, ha provocado la clausura del lugar por tiempo indeterminado. El mensaje fue dado a sus clientes a través de un cartel colgado en la puerta de la heladería en Navidad.

Actualmente con el gobierno de Nicolás Maduro, Venezuela ha llegado a los índices más altos de inflación de toda América, cada vez es más la escasez de alimentos y medicamentos, lo que provoca el cierre de comercios como la heladería Coromoto situada al oeste de Caracas y una de las más conocidas por sus habitantes y turistas que llegan allí.

Los helados con gusto a cerveza y a aguacate eran algunos de los más llamativos del lugar, que atraía cada vez a más personas. Al principio el rumor comenzó a correr por las redes sociales hasta que los dueños de la heladería decidieron dirigirse al público y aclarar a través de su mensaje que el motivo del cierre era por la falta de leche, también le pidieron disculpas a los turistas por no poder atenderlos.

Lo cierto es que por el momento los venezolanos se han quedado sin uno de los lugares más emblemáticos del país, ya nadie atiende los teléfonos cuando la gente desea pedir helado y ninguna puerta de la heladería Coromoto se encuentra abierta. La causa de la falta de alimentos tan básicos como la leche se debe a que el Gobierno ha decidido disminuir la entrega de dólares casi a la mitad lo que no le permite importar alimentos prioritarios y necesarios para la vida diaria.

El presidente Nicolás Maduro ha decidido tomar estas drásticas medidas ya que cree que se está llevando a cabo una guerra económica en contra de su Gobierno, lo cierto es que estas no solo afectan por la ausencia de necesidades básicas para la gente, lo que genera una disminución del nivel de vida, sino que lo poco que las personas pueden consumir ha aumentado su precio en un 98%, lo que genera que cada día Venezuela se encuentre más desabastecida.