¿A qué se debe la virulencia con la que el Ébola se extiende por el continente africano? Quizás la respuesta no la encontremos en la sanidad, sino en las medidas económicas que se han aplicado en los países más afectados por esta epidemia.

El Fondo Monetario Internacional se caracteriza por "meter las narices" en el funcionamiento de los presupuestos de los Estados, y África no iba a ser una excepción. Esta organización internacional lleva años dictando políticas "austeras" y como consecuencia, la respuesta sanitaria de muchos países africanos se ha visto muy mermada, tal y como denuncia constantemente "Médicos sin Fronteras".

Algunos países llevan más de dos décadas sufriendo las políticas del FMI, encubiertas bajo el nombre de "ayudas" que en realidad, tienen un alto precio. Precisamente es en estos lugares donde se encuentran la mayoría de los damnificados por el Ébola en África.

Según los estudios realizados por Universidades europeas, las "ayudas" que ofrece el Fondo Monetario Internacional, tienen como consecuencia la reducción del gasto en los servicios públicos. Según los expertos, la falta de servicios de este tipo contribuye enormemente a la propagación del virus y a la rapidez con la que lo hace. Lo que parece claro es que es en aquellos países que disponen de menos recursos económicos es donde la enfermedad se propaga con mayor virulencia.

Los préstamos del FMI permiten obtener dinero líquido rápidamente, pero la contrapartida es que el "pago de la deuda" debe ser la prioridad del Estado. Se ha comprobado que estos sistemas especulativos fomentan la pobreza y la desigualdad, al menos, ese es el resultado a largo plazo en los países en los que el FMI ha intervenido. En Europa aún están por verse las consecuencias, pero a corto plazo, no parece que el resultado vaya a ser muy distinto al de los demás países que han sufrido este tipo de medidas.

Una vez más queda demostrado que las "políticas de austeridad", que ahora están tan de moda en la Unión Europea, sólo sirven para sembrar la desolación y dejar aún más desprotegida a la población. Los estudiosos aseguran que para hacer frente a este tipo de emergencias sanitarias, lo principal es disponer de unos sistemas sanitarios públicos muy fortalecidos, por lo que una inversión adecuada es mucho más rentable a largo plazo y evita que estas situaciones lleguen al nivel de alarma en el que ahora se encuentra la crisis del Ébola.

Los países africanos que han sufrido la intervención del FMI han cumplido rigurosamente con sus condiciones, pero han pagado un elevado precio humano, a la par que económico. No en vano, el término "austeridad" se ha hecho muy famoso en los últimos años, y esto no es más que el manifiesto de que el sistema económico mundial es incompatible con la vida humana y carece de cualquier tipo de ética y de moral. #El malestar que ocasionan las Enfermedades #Ébola #Universidad