Nació en Madrid en 1928 y vivió sus últimos años de vida en a las afueras de Bruselas, más concretamente en el Palacio de Stuyvenberg. Fabiola de Mora y Aragón, estuvo más de 3 décadas siendo la reina consorte de Bélgica, viuda desde hace años, ha fallecido acompañada por varias damas de compañía que le han asistido en estos últimos años en los que la salud fue deteriorándose fuertemente.

El 15 de diciembre de 1960 contrajo matrimonio con el Rey Balduino de Bélgica, que falleció en 1993 a la edad de 63 años en Motril (España), desde aquel entonces, mantenía el título también de Reina, pese a tenerlo Paola, la esposa del monarca actual. Desde que enviudó, sus cometidos se limitaron a acompañar a algunos pocos actos oficiales a los Reyes de Bélgica y sus hijos. En los últimos años era patente el deterioro de su salud, hasta que en 2012 abandonaba la vida oficial debido a su edad avanzada.

El estado de salud se había agravado en los últimos meses y desde el verano necesitaba de asistencia respiratoria según la prensa belga ha precisado. En 2012 poco antes de desaparecer de la vida pública estuvo seriamente criticada por el caso de la Fundación Pereos, con la que la Reina quería eludir la hacienda belga y que finalmente tuvo que ser clausurada al sospecharse que quería no pagar sus impuestos legando sus bienes a sus sobrinos.

Antes, en 2009 se temió por salud, siendo ingresada por una neumonía en un hospital de Bruselas, la capital belga. Después meses más tarde sería operada de tiroides en el hospital de Lieja bajo hipnosis, los médicos optaron por está técnica en lugar que la cirugía clásica, debido a la avanzada edad de la Reina Fabiola.

La Reina madrileña, siempre objeto de la prensa del corazón española en los tiempos que fue Reina consorte de Bélgica, pasando a partir de 1993 a un perfil bastante más bajo en atención debido también a su avanzada edad, como curiosidad , su boda fue la primera de las retransmisiones de Eurovisión. Muere la que era la alegría de un Rey Balduino, que siempre tuvo un aire de tristeza en la mirada.