La tragedia vuelve a cebarse con los inmigrantes africanos, esta vez fueron 70 etíopes que mueren ahogados al naufragar la embarcación que los trasportaba, justo antes de llegar a tierra firme en el Mar Rojo, frente a la ciudad Al Maja cerca de Yemen. En el suceso también mueren los patrones yemeníes del barco. Al parecer, el fuerte viento existente en la zona que provocaba olas de gran tamaño, ha sido la causa de la tragedia.

El Alto Comisionado de la ONU para refugiados (ACNUR), ha revelado que algunas estadísticas realizadas desde principios de año, hasta octubre, han revelado que unos 205 inmigrantes africanos han perdido la vida, en un intento fallido por alcanzar las costas de Yemen, en embarcaciones que van siempre sobrecargadas por estas personas, en su mayoría hombres y mujeres con edades medias y con niños que también viajan algunos sin sus padres.

ACNUR asegura que más de quinientas mil personas en los últimos cinco años realizan la peligrosa travesía por el Mar Rojo desde Somalia, Yibuti, Eritrea y Etiopía (llamados los países del Cuerno de África), huyendo del hambre, las guerras, la inestabilidad política y social que viven día a día, con un único fin: llegar a países del Golfo Pérsico.

El Ministerio del Interior yemení publicó un comunicado en el que manifiesta que los servicios de seguridad buscan al dueño de la embarcación, que está desaparecido, además hacen énfasis en que decenas de miles de personas logran entrar en Yemen en un intento por mejorar sus vidas y la mayoría vienen del Cuerno de África.

Estas personas se lanzan a una aventura sin importarles perder la vida en ella, siendo utilizados por mafias que, además de quitarles dinero y utilizar embarcaciones totalmente inadecuadas, en condiciones infrahumanas, no sienten hacía ellos el más mínimo reparo a la hora de lanzarlos al mar, para evitar ser detenidos por las autoridades. Es el drama que viven los que han tenido la desgracia de haber nacido en países tan empobrecidos, ojalá nunca tuviéramos que leer noticias tan tristes como estas.