En la Venezuela de Maduro puede pasar cualquier cosa, fruto de esta inseguridad ha ocurrido en una playa del Caribe del Este venezolano. Los turistas estaban disfrutando de un día de sol y el merecido descanso se vio interrumpido por los tiros y amenazas de un grupo de hombres armados con fusiles que llegaron en una lancha.

La playa Isla Arapito está a unos 15 minutos de Puerto La Cruz. El ministerio público coordina en estos momentos todo el operativo para proceder a la detención de los causantes del robo y del terror causado en los ciudadanos. Al intentar huir se dañó el motor de la lancha y tuvieron que robar a un pescador de su lancha.

Los atracadores portaban pasamontañas, por lo que ha sido imposible proceder a su identificación, utilizando la coacción y la amenaza para que todos lo turistas dejaran en sus bolsas todos los objetos de valor. Entre el botín , además de dinero, llevaron relojes, teléfonos, documentos de vehículos y hasta un perrito de raza de una turista.

 El efecto sobre el turismo que puede resultar del hecho en Venezuela, puede terminar de hundir aún más la economía, ya que a pesar de la cantidad de delitos que se dan diariamente en el país y la inseguridad que se vive, nunca había ocurrido un hecho así. 11.000 personas murieron en Venezuela en el año 2013 por motivos violentos, aunque alguna organización no social no gubernamental dice  que se puede acercar más a 25.000 personas.

El clima de inseguridad que se da actualmente en Venezuela no para de crecer y si los atracos en zonas turísticas se generalizan, puede estar el gobierno ante un problema muy grande, ya que cuesta mucho devolver al turista a un lugar que ya ha adquirido mala fama. Veremos que hará el gobierno de Maduro, el cual de momento no ha sido capaz de atajar de ninguna de las maneras la violencia en una Venezuela que debe actuar con suma firmeza ante hechos como este. Al menos no hubo que lamentar más desgracias que los robos y no se llegó a episodios de más fuerza que pudieran haber acabado con víctimas.