Si tienes la suerte de haber nacido y vivir en un país con un alto grado de desarrollo, tus posibilidades de curación serán mucho mayores que los que nacen en lugares más pobres. Allí es donde se siguen incrementando la lista de muertes por cáncer.

Es mucho más probable que un niño estadounidense con leucemia sobreviva a la enfermedad. Estamos hablando de un 99%. Pero, vamos a elegir un país en desarrollo al azar. Por ejemplo, Perú. Aquí el escandaloso nueve se lo pondríamos al 90% de niños que mueren de cáncer. Da escalofrío pensar que el 50% se diagnostiquen como leucemia.

Son datos facilitados por el estudio que el doctor Michel Coleman de la London School of Hygiene and Tropical Medicine, entre otros, están llevando a cabo y que aportan tras haber investigado historiales de millones de pacientes.

Finlandia y Francia son otro ejemplo a destacar, aquí es un 87% de curación en cáncer de mama, como ocurrió en Brasil donde, a finales de los años 90, el porcentaje de superviviencia subió a un 9%.

El panorama no es igual de esperanzador en países subdesarrollados. Rozando el 80%, están los pacientes que llegan al Instituto de Tratamiento de Cáncer en Uganda, con tan alto grado de enfermedad, que hace prácticamente imposible su curación.

De acuerdo con el programa Concord 2, un estudio que también corrobora que la posibilidad de supervivencia varía según del país que se trate, "es probablemente atribuible a la desigualdad en el acceso a los servicios de diagnóstico y tratamiento óptimos".

Mientras que en Europa, los aparatos usados para la destrucción de las células del cáncer son de uno por cada quinientos mil habitantes, en India se conoce uno, para dos o tres millones de personas. Ni hablar de Tanzania y Kenia, donde son cinco los millones de habitantes por máquina y ausencia total del aparato, en más de una treintena de países africanos y asiáticos.

Uno de los objetivos de este programa científico, de nivel internacional, es influenciar a las administraciones nacionales, basándose en datos fiables, como los que resultaron de su primera estimación. Estos resultados, publicados en 2008, cifraban en cuatro, los diversos modelos de cáncer observados en 31 países. Claramente existía una gran diferencia entre supervivientes blancos y negros de Norteamérica. La situación demográfica sí importa.

Por su parte, Medcom Tech, una compañía con sede en Barcelona, está obteniendo resultados muy esperanzadores en la cura del cáncer en general. Quizá, mucho más compasiva que la quimioterapia. #Salud