A veces ocurren incidentes de tipo aéreo y este fue el caso de Inglaterra. Al parecer, un problema técnico en el centro de control del tráfico aéreo ha producido grandes retrasos de vuelos. Al parecer así sucedía esto en esta zona llamada Swanwick (Hampshire), sur del Reino Unido. El espacio aéreo de la ciudad londinense ha vuelto a su normalidad después de las 17:30 horas.

Considerables vuelos que tenían como destino Londres tuvieron que ser desviados por este retraso que tuvo como duración una hora. Como es lógico, aún continúan estos retrasos y será así hasta que se regularice el tráfico aéreo nuevamente. Por otro lado, algunos aviones que tenían pensado despejar, no les quedo otro remedio que permanecer y ser retenidos en la pista de aterrizaje. 50 vuelos cancelados en el aeropuerto británico de Heathrow. Al parecer y a pesar de lo sucedido los aviones ya salen y aterrizan, aunque sigue habiendo retrasos.

Lógicamente y donde se produjo el problema técnico no fue el único sitio afectado y a que se trata algo muy parecido al efecto domino. Hay que llevar un control en este ámbito, ya que todas las líneas están coordinadas y organizadas y desde que algo falle o no vaya bien puede afectar perfectamente a otras torres de controles en cuanto a tráfico aéreo se refiere. Al parecer el aeropuerto de Manchester no fue afectado por este suceso y además se encontraba preparado para recibir vuelos que hubieran tenido que ser desviados.

Al parecer, se tratan de modernas instalaciones y no es la primera vez que tienen fallos o problemas puesto que ya han sucedido otras veces. La navegación a través de redes, al parecer, puede ser el principal propulsor de los problemas informáticos. Precisamente, en estas mismas fechas en el año 2013 muchos vuelos tuvieron que ser retrasados por problemas también en el control de Swanwick. Al parecer y tras el hecho ocurrido con este incidente, el ministro de Transporte ha solicitado una explicación completa. También ha alegado que se trata de un hecho que no puede tolerarse. #Medios de transporte