Esta misma mañana, se ha producido un secuestro en Sidney, Australia. Un devoto islámico, se ha introducido armado en una céntrica cafetería de la ciudad, que en ese momento albergaba cerca de cuarenta personas, a las que ha retenido dentro del local. Al parecer la razón por la cual se ha podido llevar a cabo el secuestro es en protesta, por el apoyo de Australia a Estados Unidos, en las guerras de Siria e Irak.

Poco después de empezar el secuestro, salieron cinco personas del establecimiento, de las cuales en ese momento, no se sabía, si habían sido liberadas o se habían escapado. Las autoridades se muestran muy reservadas y no han querido dar detallar la información. Lo que sí han declarado, es que intentarán encauzar la situación de forma pacífica y sin que haya ningún herido, advirtiendo que esto puede llevar su tiempo, y haciendo un llamamiento a la paciencia, tal y como afirmó esta mañana la comisionada adjunta de la Policía de Nueva Gales del Sur, Catherine Burn.

Burn, confirmó que habían conseguido establecer el contacto con el secuestrador, "de diferentes maneras", también añadió que, en este caso están trabajado los mejores negociadores. Cabe destacar que la zona fue evacuada de inmediato, algo que repercutió de forma negativa a los negocios de la zona.

Tras pasar las primeras horas de tensión e incertidumbre, finalmente esta tarde llegó un vídeo al "Ten News", un medio informativo australiano, en el que uno de los rehenes que se encuentra secuestrado en la "Cafereía Lindt", comunicaba las exigencias del asaltante armado. La cadena de televisión se ha negado a ofrecer estas condiciones a la opinión pública, a petición de la policía de Nueva Gales del Sur.

Poco antes, una famosa cadena de Australia, la ABC, ofrecía el comunicado por el cual difundía que la policía ya había conseguido identificar al secuestrador, pero por motivos de seguridad no habían podido difundir toda la información. Lo que sí se ha revelado, sobre la identidad del hombre armado, es que ya era conocido por la policía, aunque no han desvelado los motivos por los que el individuo tiene antecedentes delictivos.

Finalmente la fuerzas del orden australianas, explicaron en su última comparecencia frente a los medios, que las cinco personas que salieron del local, consiguieron hablar con el secuestrador y que finalmente se escaparon, aunque no se sabe como lo consiguieron.