Bien es conocida por todos nosotros la corrupción que existe en el país que dirige Nicolás Maduro, sucesor de Hugo Chávez. Internacionalmente, siempre se ha hablado del nepotismo que caracteriza a Venezuela, es decir, de la preferencia de muchos cargos públicos de dar empleo a familiares y conocidos sin importar en ningún momento méritos o cualificación profesional.

Esto ha llevado a un mal aprovechamiento y uso público del poder político y económico del país. Dentro de toda esta red de corrupción que asola el país, encontramos redes de narcotráfico y corrupción policial hasta el punto de que los ciudadanos tienen miedo de informar a la policía sobre algún acto criminal debido a la posible implicación de ésta.

El #Gobierno de Maduro, por poco tiempo que lleve en el poder, ya se ha visto salpicado por muchos temas de corrupción, tales como el Caso Mariano Silva, en el cual se encontró una grabación en la que se podía escuchar, por la que sería la voz del presentador Mariano Silva acusar al diputado Diosdado Cabello de corrupto. Sobre este caso aún la Fiscalía no se ha pronunciado y, el presentador, sigue manteniendo que la grabación es completamente falsa. Y así múltiples casos más que tiñen de negro el gobierno de Maduro.

Pues bien, un informe presentado este miércoles por Transparencia Internacional ha situado a Venezuela como el país más corrupto de América Latina, seguido de Paraguay. A todo esto le sumamos las restricciones que sufre la el país en materia de libertad de expresión y de participación ciudadana y, además, la débil preocupación de la ciudadanía en tema de corrupción política.

Por otro lado, tenemos los casos de Uruguay y Chile, que se posicionan como los dos países más limpios y transparentes en la materia que nos aguarda.

Cierto es que, aunque se obtengan esos datos, quizás alentadores al leerlos, no queda más lejos de la realidad pues más de la mitad de los países de América Latina, concretamente el 68%, suspende en materia de corrupción. Sin embargo, esta encuesta que no solo concierne a América sino a todo el mundo, califica como países más corruptos a Somalia y Corea del Norte.