Los principales líderes mundiales se han unido para repulsar el atentado de hoy contra la libertad de expresión en París, cuando tres asesinos cobardes han entrado en la sede de la revista "Charlie Hebdo", en pleno centro de la ciudad, y han asesinado a sangre fría a 12 personas, entre ellos el director y tres de sus más cercanos caricaturistas. Barack Obama, Putin, Angela Merker, El Papa Francisco, David Cameron, El secretario general de la ONU, Ban Ki Moon e incluso el rey de Marruecos Mohamed VI, y Mariano Rajoy han enviado sendas condolencias y apoyo a los familiares y al pueblo francés en general por este grave ataque.

Eran las 11 de la mañana cuando 3 terroristas vestidos de negro, con pasamontañas y armados con fusiles kalashnikov entraron en el vestíbulo y al grito de "Alá es grande", dispararon a diestra y siniestra sin piedad; luego se dirigieron a la redacción del semanario donde se encontraban reunidos periodistas y empleados asesinando a Stéphane Charbonnier mejor conocido como Charb, director del rotativo y a sus compañeros dibujantes Wolinski, Cabu y Tignous, según lo ha confirmado la fiscalía francesa.

Para los principales líderes mundiales, que han calificado los hechos como repugnantes y realizados por unos trastornados mentales, esto no minimiza los esfuerzos realizados para poner fin a esta barbarie que cada día se radicaliza más por los islamistas y que siembra dolor y muerte allá donde ejecutan sus acciones. El mundo se une en el dolor y no podrán derrotar la libertad de expresión a nivel mundial.

Después del sangriento atentado, los terroristas huyeron del lugar en un vehículo Citroën al que abandonaron porque chocaron contra otro vehículo, por lo tanto, robaron a un automovilista su Renault Clio y desaparecieron. En estos momentos son buscados, la ciudad está sitiada y la policía y el ejército no descansarán hasta no darles caza.

Los terroristas, que estaban perfectamente adiestrados y han actuado a sangre fría, están plenamente identificados, por lo que será cuestión de horas para que se produzca su detención; son nacidos en Francia y de nacionalidad Argelina, y se trata de dos hermanos de 34 y 32 años y otro joven de 18 que seguramente han sido reclutados los el Estado Islámico.