Pareciera ser que el mundo del cine para adultos siempre estará acompañado de los escándalos; y cómo no, si en la mayoría de las veces son éstos los que hacen que una actriz, actor, película, escena o director haga eco en la memoria de muchos, la mayoría de las veces causando repudio e indignación de las mentes conservadoras. Basta con recordar las prohibiciones que el Reino Unido impuso a las empresas de películas con contenido explícito en la producción de escenas con sexo no convencional que incluyeran violencia o sumisión, lo que para muchos consumidores, actores y actrices atenta contra la libertad de expresión.

Si de escándalos se trata, podemos encontrar el caso de Belle Knox, que al ser descubierta -por una de sus compañeras de Universidad- su doble identidad de estudiante y actriz de cine para adultos, toda la escuela comenzó a acosarla provocando de esta manera que la bella estudiante y actriz, de la noche a la mañana, se volviera popular en los buscadores de #Internet y la lanzaran así rápidamente al estrellato compartiendo fama con Jynx Maze, Sasha Grey, Eva Angelina y Tera Patrick, veteranas de las películas para adultos.

Un caso más reciente de la relación escándalo-fama lo tenemos con Mia Khalifa, joven de 21 años de origen libanés, actriz de películas para adultos que ha causado revuelo en Medio Oriente al presumir -en algunas de sus escenas y fotografías de Twitter e Instagram- los tatuajes que hacen referencia al himno nacional del Líbano y a las fuerzas armadas del mismo país, razón por la que sus padres se desvincularon de cualquier actividad de su hermosa hija, pues incluso ellos consideran que ella se ha equivocado en el camino.

La polémica estalló cuando Khalifa apareció teniendo sexo explícito portando un velo hiyab, lo que para muchos significó una afrenta y una terrible falta de respeto a las normas religiosas del país. Esto ha causado que la joven actriz se encuentre bajo peligro de muerte por las diversas amenazas que los cibernautas de Medio Oriente han llevado a cabo.

Las críticas y amenazas que ha recibido Khalifa, en lugar de ensombrecer su carrera le han disparado hasta la cima, lo que ha ocasionado que hoy en día sea reconocida como la más importante actriz dentro de la industria de cine para adultos.

Es increíble que la misma sociedad que consume este tipo de contenidos sea la que se indigne más por casos como el de Mia Khalifa, no me queda más que decir -como lo hizo Belle Knox en una entrevista reproducida por el portal de noticias en internet, Excélsior- es terrible que sea la misma sociedad consumidora la que condene haciendo de esto un acto hipócrita de doble moral.