El 8 de marzo celebramos el día internacional de la mujer. Por cierto, si las féminas son hermosas desde su nacimiento, ¿por qué sólo algunas lucen atractivas? Se dice que no hay mujeres feas, sino mal arregladas y con mentalidades negativas, ahí está la clave. Antropólogos y sicólogos coinciden en afirmar que el tipo de mentalidad, el nivel de educación académica y el factor económico establecen las diferencias entre las mujeres.

Explicado con más detalles:

  1. Una mujer con mentalidad positiva irradia una belleza o carisma que surge de su interior (muy independiente de su belleza física), es cuando decimos: "tiene un no sé qué, algo que la hace atractiva". Y se convierte en una compañía agradable para el sexo masculino. En cambio, las damas con personalidad negativa (demasiado vanidosas, llenas de rencor, muy egoístas, manipuladoras...) reflejan esta característica en su rostro, es decir, se afean; aunque sean hermosas en lo físico, su cara y su mirada se tornan desagradables e inspiran desconfianza. En pocas palabras: pierden todo el encanto.

  2. La educación académica contribuye a que la mujer sea más inteligente y tenga una mejor personalidad y un excelente desenvolvimiento social o laboral. Algunas féminas con escaso desarrollo intelectual o con pocos conocimientos, aburren y decepcionan (a los hombres) con pláticas muy triviales.

  3. El factor económico influye en que las damas adquieran cosméticos de mejor calidad y un tipo de ropa interior que ayuda mucho a lucir su silueta. Asimismo, pueden alimentarse más saludablemente, lo que repercute en un mejor aspecto de su piel y de su cabello.

  4. Además, hay muchas damas que:

  • No saben aplicarse correctamente el maquillaje.

  • No se depilan.

  • No les favorece su corte de cabello o el peinado que acostumbran no les luce.

  • No cuidan su figura y engordan mucho.

  • No saben combinar la ropa o utilizan prendas de corte masculino.

  • Tienen un tono de voz desagradable y una muy mala dicción.

  • Ríen muy escandalosamente.

  • Su dentadura está amarillenta.

  • Padecen de mal aliento (halitosis).

  • No acostumbran la buena lectura.

  • Su conducta es muy vulgar, les falta refinamiento.

  • Su memoria está llena de basura mental: datos inútiles o información sin importancia que las mantiene distraídas, pero no les ayuda.

  • Son pesimistas y tienen una muy baja autoestima, lo cual impide que destaquen su personalidad y pasen desapercibidas para la mayoría de los hombres.

  • Confían demasiado en su belleza corporal y no le dan importancia al intelecto. En lo físico, califican con un 10, pero en cuanto a personalidad positiva o aspecto mental, están reprobadas.

  • En su mente tienen infinidad de ideas equivocadas, mitos, conceptos erróneos, ideales malsanos...

  • Son impacientes y con un carácter explosivo que no se aguantan ni ellas mismas.

Estas son, en resumen, las principales razones por las que unas mujeres se ven mucho más atractivas que otras, y también resultan más interesantes para los hombres.

Una mujer inteligente, o sea, con personalidad positiva, sabe que su atractivo se compone de dos elementos: mente y cuerpo. Y, por consiguiente, siempre atiende estos dos aspectos. Con lo cual está cumpliendo las 3 facetas o personalidades de una buena relación sentimental: amante, compañera y amiga de su pareja. #Psicología