Google ha sido acusado de violar las leyes antimonopolio establecidas en Rusia, por lo que las autoridades de Moscú han empezado una investigación en contra de la compañía.  

Este miércoles el grupo de #Internet ruso, Yandex, denunció que Google exige a los fabricantes de dispositivos móviles preinstalar aplicaciones suyas, además de que se establezca la marca estadounidense como buscador principal en todos los sistemas operativos móviles Android. También asegura que existe la prohibición de instalar servicios de la competencia en los móviles.

La demanda presentada ante el Servicio Federal Antimonopolio de Rusia, se suma a la presentada el año pasado por los vendedores telefónicos: Prestigio, Fly y Explay, quienes se quejaban que no podían preinstalar los servicios de Yandex en sus dispositivos, ya que Google basa el sistema Android en un paquete cerrado de tecnologías Google Mobile Services, por lo que el acceso a componentes claves del sistema, sólo se dan bajo las condiciones de Google y así disminuye la competencia ya que puede imponer cualquier restricción que impida el acceso a otras compañías.

Yandex controla un 60 por ciento de las búsquedas realizadas en Rusia, cifra que disminuye considerablemente cuando se habla de dispositivos con sistema Android, ya que sólo abarca el 44 por ciento. Esta cantidad difiere ampliamente si se compara con el dispositivo Nokia X (el cual tiene preinstalado el buscador de Yandex) dónde se tiene una preferencia del 76 por ciento.

El buscador ruso considera que los fabricantes de los dispositivos son los que deben decidir el proveedor de búsqueda predeterminado o los servicios que van a tener sus productos, en base a lo que ofrece cada compañía, por lo que considera necesario que Android se separe del buscador Google y de otros de sus servicios, para que pueda ser una plataforma abierta.

Cabe considerar que el 86 por ciento de los móviles vendidos en Rusia cuentan con el sistema operativo Android, dejando sólo el 14 por ciento a la competencia. En el mundo la cifra de teléfonos con Android es del 84 por ciento, lo que genera una competencia desleal, ya que la mayoría de los usuarios no acostumbran a cambiar los ajustes del teléfono, utilizando las aplicaciones que ya están instaladas.

No es la primera vez que Google se ve envuelto en este tipo de quejas, ya que en 2013 la Comisión Europea recibió varias denuncias, por parte de 17 empresas, que argumentaban que la compañía estadounidense realizaba maniobras monopólicas para asegurarse de su predominio en el mercado. #Tecnología