Angelina Jolie tuvo que enfrentarse a la difícil decisión de quitarse las trompas de Falopio y los ovarios ante el inminente peligro de la aparición de un cáncer.

La famosa actriz se enteró de que tiene una mutación en el gen BRCA1 que podría desencadenar en cáncer por lo que decidió tomar medidas ante el peligro buscando opiniones de diferentes médicos que terminaron por coincidir que retirar sus trompas  y ovarios era la única manera segura de evitar una tragedia completamente prevenible, sobre  todo después de que tres mujeres de su familia murieran de cáncer, entre ellas su abuela y su madre quien perdió la batalla en el año 2007.

Actualmente, se desconoce cómo y por qué aparece el cáncer de ovario. Los factores genéticos son determinantes tan sólo en un 10-15% de los casos. En estos casos se asocian el cáncer de mama y el de ovario en una misma familia. Se sospecha que algunos factores ambientales como la grasa de la dieta, la utilización de polvos de talco o algunas infecciones por virus, pueden tener alguna importancia en la aparición de esta enfermedad. Se estima que el 1.5% de las mujeres son diagnosticadas de esta enfermedad a lo largo de toda su vida. Aunque el cáncer de ovario se puede presentar en la juventud, la inmensa mayoría de los casos ocurren después de la menopausia.


Sólo un pequeño porcentaje de las mujeres heredan el mismo gen defectuoso de Jolie, conocido como BRCA1, y por supuesto no todas las personas que se enteran que lo portan toman la decisión que tomó la ganadora del Oscar de eliminar cualquier posibilidad de enfermar.
Y aunque sabe que el que haya tomado esta valiente decisión no la exime de contraer cáncer, quiso hacerlo para reducir el porcentaje de peligro.
Hace dos años ya se había sometido a una doble mastectomía después de que descubriera que llevaba el gen defectuoso que igualmente le daba una alta posibilidad de desarrollar cáncer de mama.

Angelina comentó también que no fue fácil tomar la decisión por lo que tuvo que preparase tanto física como emocionalmente, pues si bien con esto reduciría el riesgo de contraer dicha enfermedad, también sometería a su cuerpo a una menopausia forzada que podría traerle varios problemas. Sin embargo, envuelta en el constante temor decidió realizarse hace dos semanas una nueva prueba de sangre que arrojó que era probable que estuviera en las primeras etapas del cáncer.

Ante esto comentó que compartía el sentimiento de las mujeres que estaban pasando por lo mismo, pero que sabía que debía tener fortaleza, y estar tranquila pues si hacía lo correcto no habría nada que le impidiera ver crecer a sus hijos y conocer a sus nietos.

Angelina Jolie aprovechó el espacio para decirle a las millones de mujeres que pasan por este tipo de problemas que hay más de una manera de hacer frente a cualquier problema de #Salud, “lo más importante es aprender acerca de las opciones y elegir lo que es correcto para ti", dijo la actriz.