Esta mañana, en Francia, el fiscal de Marsella que investiga el accidente aéreo, Brice Robin, en conferencia de prensa, dio algunos detalles del siniestrado vuelo de la compañía Germanwings. Frente a los periodistas informó que el copiloto, de la aeronave Airbus320 con 150 pasajeros y tripulación a bordo, Andreas Lubitz parecía querer destruir el avión.

El fiscal citó información que fuera extraída de una de las cajas negras que pudo ser rescatada hasta el momento; la otra caja negra aún no fue encontrada. Dicha caja, que está en poder de los investigadores, es la que graba las distintas conversaciones entre piloto y copiloto. Por el audio extraído se pudo conocer la situación previa al accidente. El Señor Robin comentó que el copiloto estaba sólo en la cabina de vuelo al momento del siniestro. Intencionalmente comenzó un descenso vertiginoso mientras que el piloto intentaba acceder a la cabina, la cual estaba cerrada por dentro.

Agregó además, que durante la caída del avión había un silencio absoluto en la cabina. Con anterioridad, ambos mantuvieron conversaciones rutinarias con total normalidad. Luego se escucha que el piloto se levanta de su asiento para hacer sus necesidades fisiológicas, y cuando regresa golpea levemente la puerta para reingresar a la cabina, pero sin respuesta. Golpea por segunda con más intensidad y no obtiene respuesta. Por tercera ocasión golpea con fuerza la puerta de la cabina e intenta su derribo; en ningún momento el copiloto responde a los llamados del piloto. Los pasajeros pudieron escuchar los gritos del piloto justo antes del accidente.

¿Quién era Andreas Lubitz?

Los detalles del pasado del copiloto están surgiendo, aunque los motivos concretos o aparentes para tomar la decisión de estrellar el avión siguen siendo un misterio hasta el momento. El copiloto de la aeronave de Germanwings era de origen alemán y su nombre Andreas Lubitz, de 28 años. Según el jefe de Lufthansa (propietaria de Germanwings) Carsten Spohr: "El señor Lubitz, de 28 años, se había sometido a un intensivo entrenamiento con un 100 por ciento en condiciones para volar sin ningún tipo de advertencia". Sin embargo, también manifestó que el entrenamiento del copiloto había sido interrumpido momentáneamente hace 6 años, pero que se reanudó después de que "se restableció la idoneidad del candidato".
  • Andreas Lubitz había iniciado sus entrenamientos en 2008 en Bremen y Arizona hasta que se interrumpió.
  • Comenzó a trabajar como copiloto o primer oficial en 2013. Sus superiores estaban satisfechos con su trabajo.
  • Vivió en la ciudad de Montaubaur, cerca de Frankfurt, con sus padres. Tenía varios amigos.
  • En Facebook, su perfil sugiere que tenía una vida activa como corredor y tenía interés en la música pop.

En el último descenso

El fiscal de Marsella dijo que los controladores de vuelo hicieron repetidos intentos para contactar con la nave de Germanwings, pero fueron en vano. Ellos fueron quienes advirtieron el descenso rápido del avión. "En el instante en que el copiloto quedó sólo, él tomó el control del avión por sí mismo. Después presionó los botones del sistema de seguimiento de vuelo para poner en acción el descenso del avión. El señor Lubitz estaba vivo en el impacto final. Tampoco conocemos si tenía algún tipo de vínculo con el extremismo o terrorismo", agregó el fiscal Brice Robin.
#Aviones