Thomas Jackson, Jefe de Policía de la ciudad de Ferguson/Misuri, renunció el pasado miércoles luego que el Departamento de Justicia denunciara los resultados de una investigación que confirmó acciones rutinarias de discriminación racial, y que eran llevadas a cabo por el personal de la dependencia que tenía a su cargo Jackson. La alcaldía comunicó: "La ciudad de Ferguson y el Jefe de Policía Thomas Jackson acordaron mutuamente una separación que implica la renuncia del Jefe de Policía".

Thomas Jackson constituye el sexto funcionario municipal que dimite en el poblado de Ferguson. El hecho ocurre siete meses más tarde en que el oficial Darren Wilson asesinara, de seis tiros, al afroamericano Michael Brown. Los sucesos posteriores abrieron la antigua caja de pandora esparciendo con rapidez el rechazo generalizado, las protestas masivas y un fuerte cuestionamiento sobre la aún existente supervivencia de recurrentes conductas racistas dentro del cuerpo de seguridad policial.

Si bien la renuncia, de Thomas Jackson como Jefe de Policía de Ferguson, será efectiva en una semana, se nombró como Jefe interino a Al Eickhoff. El diario St. Louis Post- Dispacher citó parte de la renuncia de Jackson: "Es con profunda tristeza que hoy anuncio la salida de mi puesto de jefe de policía. Ha sido un honor y un privilegio servir a esta gran ciudad, y servir con todos ustedes". 

En la madrugada del jueves Ferguson fue nuevamente noticia. Al conocer la dimisión de Jackson como consecuencia de la denuncia del Departamento de Justicia, los habitantes comenzaron a congregarse frente al edificio policial. Pronto fue una muchedumbre de manifestantes que exigía más cambios. Se desconoce con exactitud cómo inicio el incidente, aunque algunos testigos aseveran que la revuelta se inició con disparos que provenían de una colina al otro lado de la calle de la estación policial. Con rapidez se desplegó un gran número de policías en las inmediaciones para repeler el ataque.

Uno de los oficiales heridos es miembro del departamento de policía del condado de St. Louis, cuya bala impactó en su hombro; mientras que el otro efectivo fue herido detrás de la oreja. El Jefe de Policía del condado de St. Louis, Jon Balmer, informó a los reporteros que ambos agentes del orden estaban conscientes al momento de ingresar al hospital local; no obstante, sus heridas eran consideradas 'delicadas'.

Tanto el Presidente Barack Obama, el fiscal general Eric Holder, como la familia del asesinado Michael Brown, condenaron enérgicamente el ataque a los policías. Luego del tiroteo que se generó en las inmediaciones de la estación policial de Ferguson, la policía se dedicó a interrogar a un número indeterminado de personas que fueron detenidas al llevar a cabo una redada en una casa del suburbio de St. Louis. En conferencia de prensa, Holder expresó: "Lo que pasó anoche fue una verdadera emboscada. Esto no es obra de alguien que esté tratando de traer tranquilidad a la ciudad de Ferguson".

Las organizaciones han prometido que se llevarán a cabo más protestas para la noche del jueves, por lo que la policía del condado de St. Louis tendrá a su cargo el patrullaje en las carreteras del Estado, incluso se hará cargo de la seguridad de la fuerza policial de Ferguson ante cualquier manifestación.





#Racismo #Derechos