Las acciones y decisiones que pueden llegar a tomar algunas personas pueden ser realmente impresionantes. Es en casos como este, en donde la realidad supera a la ficción.

En Noruega, un hombre de 26 años de edad, admitió haber dado a su exnovia pastillas abortivas en una bebida frutal con engaños, esto, para terminar con su embarazo.

"Me sentí muy mal, pero era el único camino que tenía para salir de esto", comentó al sitio de noticias noruego NRK.

Un dato interesante en todo este asunto es que ya tienen un hijo, al cual concibieron cuando estuvieron juntos en lo que ellos definen como una 'relación muy corta'. La ex pareja se volvió a encontrar en una fiesta y al calor de los tragos de alcohol tuvieron una aventura de una noche, y de nuevo quedó embarazada.

"Él trató en diversas ocasiones de convencerme de abortar; para mí nunca fue una opción, ya que no estoy de acuerdo con el aborto", afirmó la mujer de 20 años de edad al mismo medio.

Luego de beber el 'smoothie', ella sentía muchos dolores abdominales, por lo mismo, acudió al doctor para que la revisara, y en efecto, terminó por abortar al bebé que cargaba en su vientre.

El sujeto declaró en la corte que ese mismo día pero más temprano, había dado una dosis de las pastillas abortivas a la mujer, sin embargo, no funcionaron. Al no ver ningún efecto en la mujer, se puso a investigar en Internet; descubrió que si las pastillas no hacían efecto, podrían causar malformaciones en el bebé, por eso decidió darle la bebida con una carga más fuerte de pastillas.

"Cuando supe que el bebé podría nacer deforme por mi culpa, decidí darle una dosis más fuerte, ya que no podría vivir con la culpa de que mi hijo estuviera deforme por mi culpa", concluyó el hombre.

Él compró las pastillas abortivas por Internet, todos los comentarios que había leído al respecto de las píldoras decían que funcionaban al primer intento, sin embargo él necesitó dos dosis para lograr su cometido. Este sujeto tendrá una audiencia el 17 de marzo de este año y se espera que se le imputen 7 años de prisión, mismos que le servirán para pensar muy bien en lo que hizo y en las consecuencias que pudo haberle causado a la mujer.