El Papa Francisco asumió su reinado pontificio el 13 de marzo de 2013, y tras dos años al frente de la Iglesia Católica supo ganar muchos adeptos por su singular desapego a los protocolos eclesiásticos. Sus actos y dichos han generado la simpatía del pueblo cristiano en general, y dolores de cabeza a muchos de los cardenales tradicionalistas y conservadores que habitan la Ciudad del Vaticano.

Varios de los purpurados lo consideran un liberal por sus ideas de una iglesia más humilde, al servicio de los pobres y marginados, y más abierta al diálogo aún con personas de diferentes credos y sobre temas delicados como el aborto, matrimonio entre personas del mismo sexo, violaciones y abusos por parte de algunos 'hombres de Dios'.

José Mario Bergoglio ha mostrado siempre una inclinación a la humildad desde que el cónclave lo eligiera como el Papa Francisco. Sus frases cobran fuerza por la investidura que representa y a quién representa sobre la Tierra.

1- En referencia a violaciones y abusos por algunos integrantes de la Iglesia

"Me siento interpelado a hacerme cargo de todo el mal que hicieron algunos sacerdotes, bastantes [...] Hacerme cargo de pedir perdón del daño que han hecho por los abusos sexuales a los niños. La Iglesia es consciente [...] no vamos a dar un paso atrás en lo que se refiere al tratamiento de estos problemas y a las sanciones que se deben poner [...] Con los chicos no se juega".

2- Sobre la Homosexualidad

"Si una persona es gay y busca al Señor y tiene buena voluntad, ¿quién soy yo para juzgarlo? El catecismo de la Iglesia Católica lo explica [...] no se debe marginar a estas personas por eso. Hay que integrarlas a la sociedad".

3- De los conflictos internacionales

(discurso en el centenario de la Primera Guerra Mundial) "Tras el fracaso de una guerra mundial, quizás se puede hablar de una Tercera Guerra Mundial combatida 'por partes', crímenes, masacres, destrucciones".

4- Dirigido a la juventud

"Hagan lío, cuiden a los ancianos y niños, no se dejen excluir y no excluyan a los ancianos, y no licúen la fe en Jesucristo".

5- En relación a la economía

"El capitalismo salvaje ha enseñado la lógica del beneficio a cualquier costo, la lógica del dar para obtener, de la explotación sin mirar a las personas [...] lo vemos en la crisis que estamos viviendo".

"Vivimos las consecuencias de un sistema económico que lleva a esta tragedia. [...] que tiene en el centro un ídolo que se llama dinero. Dios ha querido que en el centro del mundo estén el hombre y la mujer y que lleven adelante el mundo con su trabajo, y no el dinero".

"El gran riesgo del mundo actual, con su múltiple y abrumadora oferta de consumo, es una tristeza individualista que brota del corazón cómodo y avaro, de la búsqueda enfermiza de placeres superficiales, de la conciencia aislada".

"No puede ser que no sea noticia que muere de frío un anciano en situación de calle y que sí lo sea una caída de dos puntos en la bolsa".

6- Sobre la Iglesia y sus seguidores

"¡Cómo me gustaría una Iglesia pobre y para los pobres!".

"No les traigo oro ni plata, sino algo más valioso: Jesucristo".

"Dios no se cansa nunca de perdonar. Somos nosotros los que nos cansamos de acudir a su misericordia".

"Es vital que la Iglesia salga a anunciar el Evangelio a todos, en todos los lugares, en todas las ocasiones, sin demoras, sin asco y sin miedo".

"El Señor nos redimió a todos nosotros, a todos nosotros, con la Sangre de Cristo; a todos nosotros, no sólo a los católicos. A todos".