Cada vez falta menos para que el nuevo integrante de la Casa Real de Inglaterra vea la luz del mundo, y a poco menos de un mes de que el gran acontecimiento llegue, las apuestas se inclinan a que los duques de Cambridge tendrán una mujercita. Pero el que todo el mundo lo piense así, no es casualidad.

Aferrados a conocer todos y cada uno de los detalles de la vida de Kate Middleton, los británicos siguen cada paso que ella da en busca de descubrir el secreto mejor guardado del reino: si será niña o niño. 

Y aunque la duquesa siempre está vigilada, resguardada y es protegida el 100% del día, hay detalles que se logran filtrar, como el baby shower que le organizó su hermana Pipa, supuestamente en color rosa o como el que según varios medios han dado a conocer recientemente.

Y es que según informan, Kate visitó su tienda de ropa favorita ubicada en Chelsea a ver ropita para bebé, y según cuentan los empleados, mostró particular interés por la de niña, y aunque también le prestó atención a la ropa azul, ellos creen que fue la de color rosa y los vestiditos los que más atrajeron su atención.

Pero esto no es lo único que ha hecho que la gente del Reino Unido crea que el próximo bebé real será una nena. Si no que ahora creen que el último atuendo que utilizó Kate en un evento público es un mensaje de que el príncipe George tendrá una hermanita.

Y es que hace unos días, durante la celebración del día de la Commonwealth celebrado en la abadía de Westminster, la futura mamá apareció con un abrigo palo de rosa que combinó bien con un tocado y zapatos del mismo color, lo que de inmediato levantó las suspicacias de los más interesados, quienes creen que a través de su ropa, la duquesa les envía mensajes para que saquen conclusiones.

En Inglaterra conocen bien que Kate adora los tonos en azul así que el verla vestida de rosa levanta la sospecha de que una niña viene en camino. Aunque esta teoría podría ser fácilmente tumbada si tomamos en cuenta que mientras esperaba al príncipe George utilizó ese mismo tono haciendo creer a todos que su primer bebé sería una mujer.

Y como bien dijimos, al tratarse del secreto mejor guardado de la realeza es probable que mientras el pueblo sigue especulando, Kate siga parada frente al aparador eligiendo qué ponerse al día siguiente -quizá algo rojo o morado- sin pensar siquiera en que el mundo cree que con su ropa le manda mensajes a los curiosos. #Moda