World Press Photo es uno de los certámenes más prestigiosos del mundo, en el que se busca premiar al fotoperiodismo documental, eliminando la manipulación o clonación de las imágenes. El fin es preservar las fotografías de manera íntegra.

A pesar de que el concurso tiene bases muy claras y estrictas para todos los que deseen participar, no se ha salvado de diversos escándalos por presentar fotografías donde presuntamente se han manipulado las imágenes. En esta ocasión el trabajo del italiano Giovanni Troilo, ganador del primer lugar de relato en la categoría temas contemporáneos 2015, dio de que hablar al presentarse diversas quejas sobre la verdadera "autenticidad" de sus fotos.

Troilo presentó una serie fotográfica de 10 imágenes tituladas "El corazón oscuro de Europa", referente a diversas situaciones en la ciudad de Charleroi, Bélgica.

La primera queja que se suscitó fue del alcalde de dicha ciudad, Paul Magnette, quien argumentaba que en dicho trabajo se degradaba a la ciudad, mostrándola como el vivo colapso de la producción industrial, en el que sólo se aprecian el aumento del desempleo, la criminalidad y la inmigración, por lo que se afectaba la imagen de la ciudad y de sus habitantes.

Magnette envió una carta a la organización del concurso en la que señalaba que el trabajo de Troilo se trataba de una puesta en escena, dramatizando su trabajo. Por lo que este no debía ser presentado como un trabajo periodístico de investigación, sino más bien se trataba de un trabajo artístico. El alcalde consideraba que era necesario retirar inmediatamente el reconocimiento dado al fotógrafo por presentar una parodia de la realidad, acto que considera deshonesto y una falta de respeto hacia la labor periodística.

Sin embargo, World Press Photo reiteró el premio al fotógrafo italiano por no tener suficientes motivos para dudar de la integridad del mismo. Este acto levantó diversas críticas por diversos fotógrafos que ponían en duda el actuar de la organización, lo que llevó a que se abriera una segunda investigación, encontrando una modificación por parte de Troilo.

A través de un comunicado el director gerente de World Press Photo, Lars Boering, dio a conocer que se tienen las pruebas de que el autor presento información falsa sobre el lugar donde se tomó una fotografía, situación que admitió vía telefónica el mismo, asumiendo haber presentado información errónea cuando se presentó en el concurso, lo que se considera una falta grave, ya que el concurso se basa en la confianza y en el profesionalismo de cada fotógrafo.

Fue a partir del 2014 cuando la organización decidió descalificar todo trabajo que haya sido manipulado o alterado, aunque se tratara sólo de una fotografía, por lo que el premio en Temas Contemporáneos se lo llevará el ganador del segundo lugar, quien es su colega italiano, Giulio de Sturco. El tercer lugar también subirá un escalón, por lo que en esta categoría no habrá un tercer lugar. #Arte #Exposición