Funcionarios del Departamento de Estado han informado sobre la investigación perpetrada contra los Estados Unidos. Autoridades de la Casa Blanca han manifestado que el ciberataque sólo afectó un sistema considerado 'menor'; sin embargo, dicha descripción aparentemente no describe la verdadera gravedad de la intrusión de los hackers. Éstos tuvieron total acceso a información confidencial como los datos no públicos de la agenda presindencial en tiempo real. Ellos insisten en que la información no se clasifica como sensible, aunque sí es muy apreciada por los organismos de inteligencia extranjeros.

En octubre del año pasado la Casa Blanca informó de unas actividades sospechosas, a través de la red, dirigidas a la oficina ejecutiva del Presidente sobre información no clasificada. Desde entonces el sistema se cierra con frecuencia para permitir nuevas actualizaciones de seguridad.

Las agencias de inteligencia del FBI y del Servicio Secreto de los Estados Unidos están involucradas en la investigación del ciberataque. El cual es considerado como un ataque sofisticado del que no se tiene referencia con anterioridad en los archivos. La intrusión que afectó el sistema de la Casa Blanca se enruta por medio de ordenadores en todo el mundo, acción muy común de los hackers para ocultar sus huellas delictivas, pero los investigadores han descubierto una serie de códigos y marcadores que podrían unir a los hackers con el #Gobierno ruso.

Mark Stroh, portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, no confirmó el hackeo de Rusia pero expresó: "Cualquiera de estas actividades sospechosas es algo que nos tomamos muy en serio. En este caso tomamos medidas inmediatas para evaluar y mitigar la actividad. [...] mantenemos nuestra posición de no comentar sobre la atribución del ciberataque a actores específicos".

Ben Rhodes, asesor adjunto de la seguridad nacional del Presidente #Barack Obama, expresó el uso de un sistema separado, en la Casa Blanca, para proteger información clasificada y sensible con la seguridad nacional, los cuales no fueron obtenidos por los piratas informáticos. Para ingresar a la Casa Blanca, los hackers primero deben entrar en el sistema informático del Departamento de Estado, allí vieron obstaculizadas las señales a pesar de los esfuerzos por bloquear la intrusión y los hackers rusos pudieron entrar en el sistema, y llegar a la Casa Blanca.

Los investigadores del ciberataque creen que todo comenzó con un correo electrónico/email de phishing que fue abierto con una cuenta de correo electrónico del Departamento de Estado. En varias ocasiones, chinos y otras personas han tenido acceso a los sistemas del Departamento haciéndose pasar por otra persona y luego piden el acceso hasta que alguien se los da. Pero en esta ocasión, la fuerza del ciberataque ruso en los últimos meses llamó la atención de varios funcionarios estadounidenses, cuyo transfondo está la agresión rusa hacia Ucrania y, por otro lado, las operaciones militares de Estados Unidos en Siria.
#Internet