Investigadores dedicados al caso del siniestro del Airbus A320 encontraron un iPad en la casa de Andreas Lubitz. Los expertos analizaron entonces el historial de búsqueda del navegador del dispositivo entre los días 16 y 23 de marzo, es decir, un día anterior a que se impactara en los Alpes franceses la aeronave de Germanwings.

Las pesquisas de los detectives galos permitieron averiguar que Lubitz habría buscado en la Red, durante la semana anterior al siniestro, cómo suicidarse e información acerca de los sistemas de seguridad en las cabinas de los #Aviones. Lo anterior fue revelado el pasado jueves por las autoridades francesas, de acuerdo a una nota del periódico The New York Times.

Los investigadores dieron a conocer en un comunicado que Lubitz, quien al parecer tenía agudos problemas de depresión, estuvo indagando durante varios días acerca de los modos y oportunidades de quitarse la vida. Además, en uno de los días de esa semana, Lubitz dispuso varios minutos a la búsqueda de referencias acerca de las puertas de las cabinas de vuelo y los sistemas de seguridad que incluyen.

Sin embargo, las autoridades francesas se negaron a detallar qué términos de búsqueda en específico buscó el copiloto de Germanwings, argumentando que esa información es confidencial, hasta que todas las evidencias sean evaluadas.

Por otra parte, un fiscal galo anunció que se halló finalmente la segunda caja negra del Airbus 320, misma que tiene el registro técnico del vuelo que siguió la aeronave desde su despegue y hasta su funesto final, al impactarse en los Alpes. De acuerdo a un reporte del diario The New York Times, esa caja negra fue encontrada sin daños significativos.

De acuerdo a información rescatada de esta caja, Lubitz activó el piloto automático para comenzar el descenso a destiempo de la aeronave y además, modificó los parámetros de vuelo para aumentar la velocidad de caída.

Esto confirmaría la hipótesis de que el copiloto de Germanwings, Andreas Lubitz, fue el responsable de la caída del avión, al aislarse en la cabina de mando, dejar fuera al piloto del avión, iniciar el descenso antes de lo debido y además, acelerar la marcha del avión hacia la montaña para impactarse a la máxima velocidad posible.