Un tribunal egipcio condenó a Morsi a veinte años. Es el primer veredicto que enfrenta desde su derrocamiento, y es uno de varios que deberá afrontar. Mohammed Morsi fue depuesto por los militares en julio de 2013 cuando ocurrieron unas masivas protestas callejeras en contra de su gobierno.

Desde aquél entonces, las autoridades de Egipto han prohibido su movimiento político-islámico 'Hermandad Musulmana' (considerada una organización terrorista por los gobiernos de Rusia y Egipto), y ha arrestado a miles de sus partidarios. #Gobierno #Derechos

Cabe recordar que Mohammed Morsi resultó electo presidente el 24 de junio de 2012, y asumió el cargo el 30 de junio de 2012, siendo el primer presidente elegido por el voto democrático en la historia de Egipto.

Morsi y otras 14 personas de la Hermandad Musulmana pudieron eludir cargos más graves como incitar el asesinato de manifestantes, con el cual hubieran recibido como condena la pena de muerte. La mayoría de los otros acusados también fueron condenados a penas a 20 años de cárcel. El equipo de abogados de Morsi manifestó que apelarán la sentencia del tribunal.

Los cargos contra Morsi

Este es el primer veredicto de varios que deberá afrontar el ex presidente de Egipto. Entre los cargos incluyen:
  • Connivencia con militares extranjeros de un sector de los islamistas que fugaron de las prisiones en masa durante el levantamiento contra Hosni Mubarak en 2011.
  • Espionaje y conspiración para cometer actos de terrorismo en Egipto junto con el movimiento palestino Hamas, Hezbollah del Líbano y de la Guardia Revolucionaria de Irán.
  • Poner en peligro a la seguridad nacional por filtrar secretos de estado y documentos sensibles a Qatar a través de la red de Al Jazeera con sede en Doha.
Durante el proceso de justicia en Egipto, los condenados fueron introducidos en una jaula dispuesta en el interior del tribunal. Morsi fue acusado de incitar a sus partidarios a matar a un periodista y manifestantes de la oposición en los enfrentamientos fuera del palacio presidencial a finales de 2012. 

En aquél entonces, una multitud de manifestantes se congregó a la afueras del palacio presidencial, Morsi ordenó a la policía que los dispersaran, pero estos se negaron. En consecuencia, trajó a sus partidarios de la Hermandad Musulmana. En el enfrentamiento murieron 11 personas, en su mayoría pertenecientes a la Hermandad.

Los acusados, luego del veredicto, saludaron con la mano en alto y cuatro dedos. Símbolo de los partidarios muertos de la Hermandad en la mezquita al-Rabáh Adawiya en 2013. Un funcionario de la Hermandad calificó el fallo de "parodia de la justicia", y agregó "Quieren aprobar una sentencia de por vida contra la democracia en Egipto". Morsi ha rechazado la autoridad del tribunal que los juzga por considerar que es víctima de un golpe de estado militar encubierto.

Las #Manifestaciones tuvieron origen, a menos de un año de mandato, cuando el ex presidente Morsi firmara y emitiera un decreto que otorgaba a sí mismo poderes de largo alcance.