El lunes 18 de mayo sorprendió a los habitantes, de la zona rural del municipio de Salgar en Colombia, un arrasador deslizamiento de tierra, agua, rocas y árboles. El origen tuvo lugar en la cima de una montaña y el aluvión viajó a lo largo de 40 km arrasando todo lo que encontraba en su camino: casas, puentes y personas hasta llegar al pueblo rural con una fuerza descomunal.

El deslizamiento de tierra llegó a las 3am, hora local de Colombia, del día lunes. Los pobladores fueron sorprendidos por el fenómeno cuando la mayoría de los habitantes estaban dormidos. Gran parte de las viviendas tenían una construcción precaria y estaban ubicadas a las margenes del río, lo cual aumentaba el nivel de riesgo. Las autoridades expresaron que hasta el momento se confirmaron 63 muertes y extraoficialmente se cree que más de un centenar de personas está desaparecida.

Las fuertes lluvias en el área fue uno de los motivos del deslizamiento de tierra. A causa de ellas rocas y tierra bloquearon el cauce del río Quebrada Liboriana, provocando una presa natural en la zona alta de la montaña. Las lluvias constantes aumentaron el caudal y presión sobre la repentina presa hasta que no soportó la masa de agua, provocando el aluvión arrasador que sorprendió a todos en la región.

El barrio de Santa Margarita fue casi 'barrido' en su totalidad. El fenómeno se llevó más de 30 casas, puentes, un sector del acueducto y algunas infraestructuras del pueblo. En él residen un poco más 17 mil habitantes que se dedican a la siembra del café (en su mayoría), plátano, caña de azúcar y yuca. El municipio de divide en una zona urbana y otra rural.

"Se deslizó el terreno sobre el cauce de la quebrada La Liboriana, luego el agua represada provocó una avalancha que arrasó todo lo que encontró", dijo una de las autoridades de Salgar, Colombia.

"Es una cosa que no tiene nombre, fue muy duro, temblaba todo", manifestó Raúl Gómez, habitante del lugar.

"La gente que uno conocía, niños, jóvenes, familiar enteras perdieron su hogar. Estamos en alerta porque existe temor de que pueda venir otra avalancha. [...] A mí casi me da un infarto, se vieron olas grandes y se veía a la gente y a cerdos bajar en las aguas", añadió María Gutiérrez.

Otro de los residentes de la zona, Jorge Quintero, describió el calvario cuando el deslizamiento de tierra impactó al pueblo "Cuando sentí mi casa sacudiéndose salimos mi familia y yo. Cuando salimos nos quedamos atrapados en el medio de la avalancha que venía de ambos lados, y nosotros en el medio. Le dije a mi esposa, vamos a rezar y esperar que Dios nos salve, yo sé que él nos dio una mano, porque aquí estamos, vivos, todavía asustados, pero con vida".

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, viajó a la zona del desastre el lunes. Luego, declaró el estado de emergencia y prometió reconstruir las casas.

"No podemos devolver la vida a los muertos, lo cual lamentamos profundamente, y vamos a apoyar a las familias de las víctimas. Pero tenemos que seguir adelante con esta tragedia, y mirar hacia el futuro con coraje y fortaleza".

El gobernador de Antioquia, Sergio Fajardo, sostuvo que ellos consideran que el número de muertos aumente en las próximas horas o días. Todos los muertos fueron enviados a la capital de Colombia, Medellín, para su identificación. Además, alrededor de mil personas fueron evacuadas en refugios cercanos. Se esperan más lluvias en la zona para los próximos días.
#Gobierno #Solidaridad