Cada año mueren alrededor de 186 mil 300 niños en el mundo como consecuencia de accidentes viales. La imprudencia y el desconocimiento de las señales de tránsito son las principales causantes de los accidentes de esta clase.

Según datos de la Organización Mundial de la #Salud (OMS), en los países de bajos y medios ingresos, que son los que cuentan con menos de la mitad de los autos del mundo, es en dónde se producen el 91 por ciento de las muertes causadas por percances viales. Por si esto no fuera poco, entre 20 y 50 millones de personas alrededor del mundo sufren lesiones que muchas veces se traducen en discapacidades que los marginan por el resto de sus vidas.

La OMS indica que si no se toman medidas eficaces para reforzar la seguridad vial, dentro de 5 años, es decir, en 2020, las muertes ocasionadas por accidentes viales pasarán de 1 millón 240 mil a 1 millón 900 mil decesos. De ahí la importancia de que se intensifiquen las campañas de educación vial, no solo para los conductores, sino para los peatones y todo tipo de transeúntes, porque todos son responsables para salvaguardar la seguridad vial.

En México se registran 16 mil muertes anuales a causa de accidentes de tránsito. La mayoría de tales muertes se presentan en centros urbanos. El Consejo Nacional para la Prevención de Accidentes (CONAPRA) indica que sufrir un choque a 20 kilómetro representa una probabilidad de morir del cero por ciento, por el contrario, colisionar a 100 kilómetros por hora tiene un riesgo de morir del 100 por ciento.

De ahí que la OMS recomiende fijar límites de velocidad en las carreteras y autopistas de 100 a 120 km/h; en zonas rurales no deben exceder los 60 km/h y en zonas urbanas, 50 km/h. Pero más allá de fijar los límites de velocidad de conducción, se debe estar atentos de que estos sean respetados.

Algunas estrategias que han tenido buenos resultados para evitar que los límites de velocidad se respeten es la instalación de cámaras de fotoinfracción y el uso de tecnologías en los autos que ayuden al conductor a regular la velocidad. Así también, de be estar presenta  la correcta señalización de las carreteras y una adecuada educación vial de los conductores.

El creciente acontecer de los accidentes de tránsito ha propiciado que se minimice el problema. Lo ha vuelto cotidiano. Sin embargo, por el enorme número de personas que pierden la vida por esta causa, le han dado al problema una magnitud de epidemia mundial. Los accidentes viales son la causa más frecuente de la muerte de jóvenes entre 15 y 29 años a nivel mundial. #Medios de transporte