El lunes 11 de mayo del 2015 se presentó una protesta en Asunción por la indignación en Paraguay frente al caso de una niña, que tiene aproximadamente 23 semanas de embarazo, con el agravante de que fue violada por su padrastro.

La madre de la niña y algunos médicos solicitaron la interrupción del embarazo, pero el ministro de Salud, Antonio Barrios, dijo a un diario de aquel país que el aborto fue "totalmente descartado" porque la niña está en buen estado de salud y que el embarazo está demasiado avanzado para ser terminado.

Paraguay prohíbe el aborto, y la única excepción en la que es legal practicarlo es cuando la vida de la madre está en riesgo, sin tomar en consideración la integridad física y mental de las futuras madres.

El gobierno del país latinoamericano ha sido criticado tanto por la ONU como por la organización Amnistía Internacional y se calcula que cerca de 600 niñas menores de catorce años quedan embarazadas cada año en Paraguay.

También hace algunos años se conoció el caso de Belén de 11 años que quedó embarazada después de ser violada por su padrastro. Su caso causó conmoción en Chile, ya que el gobierno no le permitió abortar a pesar de una enorme campaña que realizaron organizaciones civiles. Según la ONU, que participa en todos los nacimientos de #Niños en #Chile, cada año unas 850 menores de 15 años dan a luz en ese país, la mayoría por casos de incesto.

Tristemente según el Centro de Derechos Reproductivos, CRR por sus siglas en inglés, estas cifras no son exclusivas de estos países sino que los casos de niñas-madre son una realidad común en la mayor parte de América Latina. Sin embargo, en muchas naciones se les permite abortar por haber sido violadas.

Se trata de un problema difícil de cuantificar, muchas familias no lo denuncian debido a que generalmente los casos se dan dentro del grupo familiar. En estos casos los bebés suelen ser declarados "de padre desconocido". Sin embargo, la ONU señala que Latinoamérica es la segunda región con más maternidad infantil después de África.

¿Qué se puede llevar a cabo para prevenir estos casos? En primer lugar se necesitan reforzar los valores así como el autoestima, tanto en menores como en adultos; al igual que llevar a cabo una campaña de concientización entre los padres de familia y difusión de estos casos, aunque queda claro que estos serían los primeros pasos y que se deben de tomar acciones serias para evitar esta situación. #Familia