Irlanda ha votado a favor de legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo en un referéndum histórico que vio a más de 62 por ciento de los votantes apoyar la campaña para enmendar la Constitución del país. Un millón doscientas mil personas respaldaron la campaña con un "Sí" en una encuesta a nivel nacional, que vio una participación electoral de más del 60% por ciento. 

 Este referéndum es el primero que un país realiza para aprobar el matrimonio entre personas del mismo sexo en una votación popular. Sólo uno de los 42 distritos electorales de Irlanda votó "no". El apoyo más fuerte para el "sí" de la campaña fue en Dublín, donde el apoyo fue más del 70 por ciento en la mayoría de los distritos.

Además, se pidió a los votantes si querían modificar el artículo 41 de la Constitución de 1937 mediante la adición de una nueva cláusula a una sección titulada La Familia, apoyando o rechazando un cambio en el documento de hace 78 años, con el fin de que la cláusula quedara de la siguiente manera: "El matrimonio puede ser contratado de conformidad con la ley por dos personas, sin distinción de su sexo."

 La votación aún no ha hecho legal el matrimonio entre personas del mismo sexo. Las nuevas leyes entrarán en vigor en el parlamento irlandés antes del verano. Se espera que las primeras ceremonias de matrimonio entre personas del mismo sexo se lleven a cabo antes de fin de este año.

Leo Varadkar, ministro de Salud de Irlanda y primer miembro del gabinete abiertamente gay del país, declaró lo siguiente: "Algo despertó en el pueblo irlandés...No era sólo un referéndum, era más como una revolución social."

Miles de personas llenaron el patio superior en el Castillo de Dublín para esperar el resultado, y aplaudieron cuando se anunció la resolución. Cabe resaltar que, el matrimonio homosexual fue legalizado en Inglaterra y Gales por el Parlamento del Reino Unido en julio de 2013, y en Escocia por el Parlamento Escocés en febrero del 2014. #Internet #Legalización

Esta medida pone presión  sobre el gobierno de Irlanda del Norte, de quien se espera que haga lo mismo, aún cuando el mandatario de ese país dijo que no tiene intención de introducir dicha legislación.