Las autoridades de Malasia informaron que cuatro turistas fueron arrestados por cargos de obscenidad pública debido a que ellos tomaron fotografías cuando estaban desnudos en la cima del Monte Kinabalu. Las cuatro personas tienen nacionalidad de Canadá, Reino Unido y Holanda, dos de ellos son hermanos (varón y mujer), y sus edades oscilan entre los 22 y 24 años.

Este miércoles 10 fueron detenidos y estarán al menos cuatro días arrestados mientras se lleva a cabo la investigación de lo ocurrido. Podrían enfrentar penas de hasta 3 meses de prisión o cargas horarias comunitarias en Malasia. Los cuatro jóvenes integraban un grupo excursionista de 10 personas, que en un momento de la escalada al Monte Kinabalu (el día 30 de mayo), se separaron. Además, insultaron con groserías y lo llamaron 'estúpido' al guía de montaña quien intentó detenerlos y les expresó que la cima de la montaña es considerada sagrada por muchos malayos.

La comunidad creyente, de la sacralidad del Monte Kinabalu en Malasia, considera que la ofensa al lugar santo fue el motivo del último terremoto que sacudió al país el día 5 de junio con 16 muertos. La magnitud del movimiento telúrico fue de 5,9 grados. El sismo provocó desprendimientos de rocas y piedras sobre las rutas de senderismo en el Monte Kinabalu de 4095 metros de altura.

Joseph Pairin Kitigan, jefe adjunto del estado de Sabah en Malasia, estableció una conexión entre el incidente de los desnudos y el terremoto. Según en el sitio web 'The Malay mail online', Pairin manifestó "El desnudo de los turistas provocó la ira de la montaña". Lo realizado por los cuatro turistas es considerado un acto sacrílego.

Pairin Kitigan también es conocido con el nombre de 'Huguan Siou' o líder supremo de la comunidad de Kadazandusun, quien condenó las acciones no civilizadas e irrespetuosas de los europeos, y dijo que los turistas involucrados deben ser juzgados por un tribunal nativo cuyas penas son acordes a las costumbres locales.

"Ya sea que otras personas crean o no, es lo que los Sabahans creen. Luego de ocurrir el terremoto es como una confirmación de nuestras creencias. Es una montaña sagrada y su sacralidad no puede ser tomada a la ligera", dijo Pairin en conferencia de prensa.

También añadió "Tuve el presentimiento de que algo malo iba a ocurrir. Traté de no pensar en ello. Al día siguiente, yo estaba camino al aeropuerto cuando se produjo el terremoto. Para mí, cuando algo como esto sucede, es una clara conexión del incidente con el terremoto que ha causado daño y pérdida de vidas".

Posteriormente, Pairin expresó que las cuatro personas deberán enfrentar las medidas apropiadas de acuerdo a las leyes nativas de Malasia, y de seguro que tendrán prohibida la entrada al estado de Sabah, después que cumplan la pena serán expulsados.

#Gobierno #Turismo