El escándalo parece seguir al magnate de los negocios Donald Trump. Tras numerosas declaraciones en las que calificó a los migrantes mexicanos de asesinos, violadores y nocivos para la economía norteamericana, hoy se supo que en la construcción de su nuevo complejo hotelero podría estar empleando, en su mayoría, a indocumentados.

Luego de investigar a fondo entre los trabajadores de la obra, valuada en 200 millones de dólares y localizada en el corazón de Washington, medios locales revelaron que algunos aceptaron haber ingresado al país de manera ilegal, y que en esa misma situación se encuentran muchos de sus compañeros.

Al respecto, varios de los obreros expresaron su descontento por las palabras dichas por el también pre-candidato a la presidencia por el Partido Republicano, que calificaron de incongruentes y cargadas de discriminación. Dejaron en claro que si decidieron ingresar a Estados Unidos fue sólo para buscar mejores oportunidades laborales, y no para causar malestar y destrozos, como los ha señalado Trump en ocasiones anteriores ante los medios.

En respuesta a las acusaciones, la representante de la organización Trump, Hope Hicks, salió en defensa de las políticas de contratación del consorcio inmobiliario, al señalar mediante un boletín que la contratación de personal se rige por un estricto filtro de selección, donde se incluye la rigurosa revisión de documentos, siempre de acuerdo a los estatutos vigentes en materia de migración.

Estos hechos se suman a la crisis de credibilidad que ronda desde hace semanas al emporio Trump. La semana pasada, Grupo Televisa anunció la cancelación de cualquier plan y proyecto relacionado a las empresas del millonario, incluida la participación de México en el certamen de belleza Miss Universo, bajo el argumento de que para la televisora resulta inaceptable la discriminación en cualquiera de sus facetas.

En la misma línea actuó la cadena Univisión. La empresa anunció que retiraría de su programación los concursos Miss Estados Unidos y Miss Universo, y expresó en un comunicado que "En Univision vemos que la ética laboral, el amor por la familia y los valores religiosos representan un importante rol en los migrantes mexicanos, que han tenido un impacto en el futuro de nuestro país".

Cabe recordar que la polémica surgió en el evento del lanzamiento de la campaña de Donald Trump para las internas del ala republicana. Al tomar el micrófono, el hombre de negocios opinó que "Cuando México manda a su gente no mandan a lo mejor. Mandan a quienes tienen muchos problemas. Nos traen droga, crimen, violadores, y asumo que algunos son buenas personas". #Trabajo #Racismo #Inmigración