En julio de 2013 el famoso columnista Glen Greenwald, publicó en el periódico The Guardian la información filtrada por Edward Snowden sobre el XKeyscore, uno de los programas secretos utilizados por la NSA para analizar y buscar datos privados de cualquier persona a través de Internet. Este miércoles Greenwald publicó en su página web más información, sobre el funcionamiento de este programa de espionaje.
#Internet #Gobierno #Derechos Humanos

Según Greenwald el XKeyscore es utilizado ampliamente dentro de la NSA por todos los analistas integrantes de la agencia, con total habitualidad y normalidad. "Es un sistema de consulta totalmente extendido que se ejecuta en máquinas de todo el mundo".

Según los documentos mostrados por Greenwald, la descripción de uso de este programa resulta tan simple como realizar una búsqueda en Google, solo se necesita un correo electrónico, una IP, un numero de teléfono, un nombre completo, matrícula o cualquier otro dato personal para que cualquier agente de la NSA tenga acceso a la información privada: correos, conversaciones de las redes sociales, datos bancarios y un sinfín de información que vulneran los derechos fundamentales de cualquier ser humano.

El ingeniero en seguridad de sistemas, Jonathan Brossard, quien es director general de la empresa Toucan Systems declaró lo siguiente: "Cualquiera puede aprender a utilizar a la perfección para utilizar el programa en menos de un día, simplemente deben poner el nombre del servidor que deseen "Hackear" en el XKeyscore, pulsar "Enter" y ya está, listo".

De hecho, según revela Greenwald en su web, la NSA estaría monitoreando a todos los "Hackers" del mundo a través de esta herramienta mediante sus foros en la Red Tor, o más comúnmente conocida como la mal llamada "Deep Web", e incluso rastreando el uso de cualquier herramienta de "Hacking" en cualquier lugar del mundo. Por lo que el grupo activista Anonymous estaría siendo monitoreado y guiado al milímetro por esta agencia gubernamental.

Según la información revelada, la NSA dice que se trata de un programa para localizar terroristas, pero la realidad es que la inmensa mayoría de las búsquedas se realizan con personas que nada tienen que ver con el terrorismo internacional. Y lo peor de todo, es que cualquier analista de la agencia puede utilizarlo cuando crea conveniente sin necesitar ningún tipo de autorización ni orden judicial.