El presidente de Bolivia, Evo Morales, regaló al #Papa Francisco un crucifijo tallado en madera unido a la figura de la oz y el martillo, elemento asociado al comunismo y a la unidad entre la clase trabajadora, en el marco de una reunión efectuada en la casa del gobierno del país sudamericano.

En un vídeo que circula por Internet, dado que el encuentro fue transmitido por televisión nacional, se puede ver el momento exacto en que el Sumo Pontífice recibe el obsequió. Sorprendido ante la situación, el Papa muestra un semblante serio, e inclusive, circula la versión de que reclamó al mandatario "eso está bien".

Las reacciones fueron diversas entre el público y los analistas políticos. No fueron pocos quienes calificaron el hecho como una falta de respeto al máximo embajador de la #Iglesia Católica en el mundo, aunque señalan que no fue un hecho inesperado, pues el mandatario es partidario de la corriente del socialismo contemporáneo, a la que también pertenecen sus similares de Venezuela y Ecuador.

Frente a este escenario, el gobierno andino aclaró lo sucedido. Explicó que el crucifijo es una reproducción del que hizo el sacerdote Jesuita (corriente a la que pertenece el Papa Francisco) Luis Espinal Camps, asesinado por grupos paramilitares en 1980, debido a las denuncias que realizó por los actos de tortura y asesinatos acontecidos en Bolivia durante esa época, que abrieron las puertas a la dictadura de Luis García Meza.

Y es que conviene apuntar que en su primer recorrido por territorio boliviano el Papa Francisco se detuvo a orar por algunos minutos en el camino que conecta a las localidades de los Altos y la Paz, sitio donde fue hallado el cuerpo sin vida de Espinal Amps.

La Iglesia también salió ante los medios para eliminar especulaciones por la supuesta molestia manifestada por el sucesor de Jorge Bergoglio. Federico Lombardi, vocero del #Vaticano, explicó que el jerarca católico "no ha tenido una particular reacción a esto y ni me ha dicho que manifieste particular reacción negativa a esto. No estaba previsto por el Papa, eso es claro", y sentenció que entre sus funciones no está la de interpretar las acciones del presidente Evo Morales

Además del polémico crucifijo, el presidente Morales obsequió al Papa un tomo de "El libro del Mar", obra que narra la manera y los motivos por los cuales Bolivia perdió su única conexión con el mar durante el conflicto armado contra Chile entre los años de 1879 y 1983, así como el Condor de los Andes, la principal condecoración que entrega la nación bolivariana.

Mientras, el Papa Francisco respondió la cortesía regalando a Evo Morales un facsímil del mosaico de Salus Populi Romani y una copia de su última encíclica, que hace un llamado a las naciones y sus habitantes a cuidar y respetar el medio ambiente.

La estadía del Papa en Bolivia forma parte de una gira por el cono sur que inició el 5 de julio en Ecuador, y que concluirá el 12 del mismo mes en Paraguay.