Mientras Alemania enarbola la bandera de la #Solidaridad para encontrar una solución a la plaga que están representando las miles de personas que huyen de la guerra de Oriente Medio, principalmente sirios, algunos otros países encabezados por Hungría, Eslovaquia y Rumanía se oponen a darles asilo y ponen en la mesa drásticas medidas para contener el alud de migrantes que por miles se arremolinan en puertos y estaciones de trenes.

El país germano espera poder dar acogida para finales de este año a aproximadamente 800,000 migrantes, cuatro veces más que en 2014, lo cual da una idea de que la pretendida repartición de 160 mil es sólo el inicio de un complejo problema que debe ser resuelto de manera compartida por los gobiernos europeos.

Por si fuera poco, también se han unido a la resistencia a darles asilo otros países como Dinamarca, Austria y Macedonia. En el primero la compañía nacional de trenes suspendió su tráfico con Hungría debido a la “congestión masiva” que ha colapsado el servicio por la desesperación de los migrantes para poder llegar a Alemania.

En el Mar Egeo, en la isla de Lesbos, han sido acogidos aproximadamente 25 mil migrantes hasta este lunes, mientras en la frontera de Serbia y Hungría, buses húngaros han movilizado a cientos de refugiados trasladándolos de manera inicial a campamentos temporales mientras se decide cuál será su destino.

Construyen vallas de contención

En Budapest se aceleraron los trabajos de cientos de prisioneros húngaros que construyen una valla que contenga la invasión de los miles de inmigrantes, además de que el gobierno se negó a establecer “zonas de tránsito” que los acogería temporalmente.

Macedonia y Grecia se han sumado a Hungría y también analizan la posibilidad de construir vallas con la misma finalidad. Por su parte el presidente eslovaco, Robert Fico, mostró intolerancia e indiferencia ante el grave problema humanitario y declaró que no se “postraría” ante Alemania y Francia.

Estados Unidos dará asilo a 10 mil migrantes en 20126

En el Continente Americano, el presidente estadounidense, Barack Obama, dio instrucciones precisas a funcionarios de su gobierno para iniciar los preparativos para dar asilo a 10 mil refugiados sirios en 2016.

Por su parte, los eurodiputados aprobaron las medidas de urgencia propuestas por el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, quien la víspera hizo un llamado a la “humanidad” ante la crisis que representa el éxodo de miles de personas que huyen de la violencia de Oriente Medio, y quienes hicieron eco de su reproche a la “falta de solidaridad” de algunos gobiernos europeos. #Racismo #Derechos