El mundo se les vino encima, literalmente, a los habitantes del poblado de Cambray II, del municipio de Santa Catarina Pinula, a sólo 15 kilómetros de Guatemala, cuando el jueves anterior un gigantesco alud arrasó con las aproximadamente 125 humildes viviendas aledañas, dejando muerte y desolación bajo las toneladas de tierra que sepultaron a cientos de pobladores.

El director de Incidentes de la Coordinadora para la Reducción de Desastres (Conred), Sergio Cabañas, entregó el más reciente recuento de los fallecidos, cifra que lastimosamente a diario se ha incrementado hasta llegar a 142 la tarde de este lunes.

Conred señala que de los fallecidos únicamente ha sido posible reconocer al 30 por ciento y que hay otros 300 desaparecidos.

Las labores de rescate de los brigadistas se han visto entorpecidas por la pertinaz lluvia que se hizo presente a lo largo del día, además de la inestabilidad de la zona, por donde corre un río que se ha visto ensanchado hasta los 6 metros a causa de las precipitaciones fluviales.

Previamente la zona había sido reconocida como de alto riesgo por las autoridades de Protección Civil, sin embargo la población no fue evacuada a tiempo, situación que será investigada para deslindar responsabilidades, aunque la primera razón que se esgrime es la negativa de los propios vecinos de abandonar sus hogares.

Aunque el protocolo internacional para labores de rescate de 72 horas se cumplió ya el pasado domingo y las posibilidades de encontrar sobrevivientes son mínimas, las labores de búsqueda continuarán “el tiempo que sea necesario”, señalaron responsables de los cuerpos de rescate.

Entre los cientos de rescatistas que participan altruistamente, se encuentra un grupo de mexicanos conformado por 66 elementos y 16 perros adiestrados. #México fue el primer país en brindar apoyo internacional ante la desgracia de los hermanos guatemaltecos.

El fatal deslave constituye el peor desastre natural de este año en Guatemala, superando inclusive a los terremotos de 2012 y 2014 que cobraron 45 víctimas. #Familia #Derechos Humanos